El primer sondeo que ha realizado el Ayuntamiento en la zona por donde discurría la estructura defensiva de la zona sur de Algeciras ha ofrecido datos que cambian algunas hipótesis de partida sobre la datación de la muralla, y vienen a confirmar que la primera fase de la fortificación es de época meriní. Igualmente se ha obtenido información sobre una serie de reparaciones que se habían datado en el siglo IX y que ahora se constata que son del XIV.

La información ha sido facilitada por el arqueólogo municipal, Rafael Jiménez Camino, a la teniente de alcalde delegada de Cultura, Pilar Pintor, que ha visitado esta mañana la zona de excavación acompañada por miembros de la asociación La Trocha, encabezados por su presidente Carlos Gómez de Avellaneda, con la intención de que conozcan el proyecto que se está llevando a cabo. Se trata de una primera fase que realiza el Ayuntamiento, a través del Museo Municipal, y en la que colabora personal del Plan de Inclusión.

Pilar Pintor calificó la visita de “muy fructífera”, ya que ha conocido los avances de la intervención arqueológico, y se ha contado “con las aportaciones y la implicación siempre interesante de colectivos culturales de la ciudad, como en este caso de La Trocha, y de su presidente Gómez de Avellaneda especialista en la materia”.

La delegada manifestó que el Ayuntamiento va a seguir trabajando “en lo que para nosotros es un proyecto muy importante, no sólo por lo que va a suponer de recuperación de nuestro patrimonio, sino también porque servirá para el embellecimiento de la zona del entorno del Hotel Cristina y el acceso a la ciudad.

Finalmente, Gómez de Avellaneda manifestó que esta excavación “es la punta de un campo de iceberg”; y que “Algeciras es una verdadera sorpresa, con un historia extraordinaria y con siglos en los que se ha tratado de ocultar. Ahora es el momento, hay unas potencialidades extraordinarias y, de seguir así, en un tiempo tendremos una ciudad monumental. Pero antes hay que excavarla y este es el camino”.