El histórico edificio Millán de la Plaza Alta será restaurado y destinado a oficinas de una conocida empresa nacional cuyo nombre no ha trascendido. La venta del inmueble por parte de la familia Millán ya está cerrada y firmada en notaría y el Ayuntamiento de Algeciras se asegura el cobro de las multas por el abandono del edificio y la reciente instalación de un andamio para evitar la caída de cascotes a la vía pública.

De este modo se pone fin a un problema que ha durado años debido a las diferencias entre los miembros de la familia Millán en la venta y la insistente presión del alcalde de Algeciras, José Ignacio Landaluce, para forzar un acuerdo que hasta ahora no ha llegado por el motivo reseñado anteriormente pese a sentar a todos los implicados a negociar en varias ocasiones. El temor del Ayuntamiento se ha basado, sobre todo, en el alarmante estado del edificio Millán con un grave riesgo de desprendimientos sin olvidar la lamentable imagen que ha ofrecido hasta ahora en pleno centro de la ciudad.

El alcalde, José Ignacio Landaluce, confirmó la adquisición por parte de una sociedad algecireña del edificio situado en la esquina de la calle Ventura Morón con Teniente García de la Torre conocido popularmente como Casa Millán. A este se suman dos fincas colindantes de los mismos propietarios, que recibirán un tratamiento con el anterior.

La intención de dicha sociedad es que, tras la rehabilitación integral del conjunto de edificaciones, las explote en régimen de alquiler una entidad a nivel nacional para instalación de sus oficinas.

Landaluce, que manifestó que en pocos días se podrán ofrecer más datos, destacó que se trata de una gran noticia para la ciudad, largamente perseguida por este equipo de gobierno que tuvo muy claro desde el comienzo de su andadura “la importancia y también nuestra obligación de preservar y recuperar el patrimonio algecireño”.

El alcalde recordó como gracias a la perseverancia en el diálogo y a la capacidad de gestión” se pudieron obtener avances en edificios emblemáticos de nuestra ciudad, como en el caso de la Suite de las Cortinas, la casa colindante de General Castaños y en Cristóbal Colón, entre otras, que llevaban años reivindicándose y que nunca se había conseguido ningún avance.

Ahora, la compra y rehabilitación de Casa Millán “va a suponer el espaldarazo definitivo en la recuperación del centro histórico, lo que unido a los proyectos que se irán desgranando de los Fondos Dusi, en un par de años se puede producir una transformación total de la zona y su despegue definitivo hacia la vida y actividad que tuvo antaño”, concluyó Landaluce.