La Junta de Andalucía, mediante su delegado territorial de Medio Ambiente en la provincia de Cádiz, Ángel Acuña, cursó ayer, día 2 de agosto, al Ayuntamiento de Algeciras en relación a la petición de información que el alcalde de esta ciudad, José Ignacio Landaluce, había cursado sobre la procedencia de los malos olores que vienen sufriendo los algecireños, durante las últimas semanas.  En el escrito, desdelado por Radio Algeciras de la Cadena SER, la Junta agradece a Landaluce su interés en conocer el trasfondo de esta situación y confirma que, desde que llegaron las primeras denuncias, mantiene activado el dispositivo de vigilancia de la Unidad de Calidad Ambiental. La Junta culpa, sobre todo, al saneamiento de Algeciras.

La Junta pide información a industrias, pero mira al saneamiento

Sin embargo, la Consejería de Medio Ambiente matiza los olores en varias direcciones. Primero recuerda que los olores a hidrocarburo se remontan al año 2014 y que, ya entonces, la Junta llevó a cabo un estudio exhaustivo e identificaba que empresas como Vopak, CLH y SERTEGO eran entonces, potenciales fuentes de emisiones de hidrocarburo; empresas que, a requerimiento del Gobierno Andaluz y en coordinación con la APBA llevaron a cabo mejoras técnicas para corregir la situación, gracias a importantes inversiones económicas. No obstante, la Junta ha vuelto a solicitar información, sobre la situación actual de las plantas de estas empresas a día de hoy.

Pero la Junta también cree que los olores sulfurosos proceden del mal estado de la red de saneamiento municipal de Algeciras y recuerda en su escrito, que ante las quejas por malos olores por aguas residuales, la Consejeria de Medio Ambiente pidió en el año 2015 la realización de obras en la red de pluviales y fecales; obras que la Junta no tiene constancia que se hayan llevado a cabo, dos años después de habérselo pedido al Ayuntamiento. Esta situación, dice Medio Ambiente, la origina “claramente” las aguas residuales no tratadas que son vertidas en la desembocadura del arroyo Saladillo.

El olor a gas y en saneamiento

También se han detectado fuertes olores a gas, por lo que la Junta ha pedido al Ayuntamiento información sobre si su procedencia podría estar relacionado con obras de mejora, mantenimiento o construcción de la red de gas natural o relacionadas con el saneamiento de aguas residuales, bombeo o depuración.