Una intervención conjunta de la Guardia Civil y la Policía Nacional de Algeciras ha permitido interceptar, en el puerto de la ciudad algecireña, un cargamento de 30 kilos de cocaína de gran pureza. La droga se encontraba oculta en el sistema de refrigeración de un contenedor que procedía de Guayaquil (Ecuador) y su destino era el puerto de El Pireo (Grecia).

La aprehensión se llevó a cabo en la denominada operación ‘Tirano’ y se culminó en el puerto gaditano donde el contenedor se encontraba en la fase de tránsito. Los agentes de seguridad, que habían recibido información previa, tenían sospechas sobre la carga que podría transportar el contenedor, que cubría la ruta comercial entre el continente sudamericano y Europa.

Cocaína, más oculta si cabe

En este caso la droga no viajaba oculta entre la carga declarada sino que estaba en el sistema de refigeración. Más concretamente en un compartimento en el que los agentes localizaron 30 pastillas con un color blanco que resultó ser cocaína.

Los bultos que contenían la droga estaban marcados con señales y anagramas para facilitar la identificación de las organizaciones criminales que comercian con esta sustancia.

La Fiscalía Especial Antidroga de Algeciras se ha hecho cargo de la mercancía intervenida y también de las diligencias realizadas. Aunque la investigación seguirá el cauce habitual, en estos casos, es bastante complejo localizar a los presuntos narcos, tanto los que están en origen como los receptores de la droga.

La Federación de Coordinadoras Contra la Droga, Alternativas, no ha esperado para felicitar a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado por este nuevo golpe contra el tráfico de estupefacientes a través del puerto de Algeciras.

Alternativas entiende e insiste en que el refuerzo de medios debe ser constante en este punto caliente para la introducción de la droga en Europa.