El campeón del mundo de fisioculturismo, recibido en Algeciras

Miguel Pozuelo se ha impuesto en el torneo de la Wabba celebrado en Budapest
Un momento de la visita. / FOTO: AAM

El alcalde, José Ignacio Landaluce, acompañado del teniente de alcalde delegado de Deportes, Jorge Juliá, ha recibido en las instalaciones de la Casa Consistorial al campeón del mundo de fisioculturismo, Miguel Pozuelo.

El deportista algecireño, que coordina el deporte de máximo nivel con su profesión como policía local, se alzó como campeón del mundo en el último Campeonato del Mundo de fisioculturismo, de la World Amateur Body Building Association (Wabba), que se celebró en la ciudad húngara de Budapest.

Pozuelo suma este importante logro a un palmarés deportivo impoluto: Subcampeón Arnold Classic en el año 2020, subcampeón de Europa IFBB en el mismo año, así como la doble consecución de medalla en el Campeonato Internacional Hércules Olympia este 2024, lo que le alzó a poder participar en el Campeonato del Mundo.

Así las cosas, el primer edil quiso felicitar al deportista algecireño y remarcó que se trata de un “ejemplo de dedicación, compromiso y esfuerzo. Su trabajo incansable es una imagen de la ciudadanía y la sociedad algecireña”.

Por su parte, Juliá, que se sumó a las congratulaciones del regidor, quiso destacar que “gracias a los grandes resultados cosechados por Miguel Pozuelo durante todo sus años como deportista estamos consiguiendo que Algeciras suene en positivo gracias al deporte”.

Para finalizar, el deportista agradeció las palabras del alcalde y del delegado de Deportes y puso en valor que “tras un año complicado y muchos obstáculos superados se ha podido conseguir el objetivo, incluso superando las expectativas marcadas a principio del año”, antes de añadir que “con la consecución del título de campeón del mundo hemos podido quitarnos una espinita que teníamos desde hacía tiempo”.

Comparte este artículo

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
Compartir en telegram
Noticias con rigor
UNIVERSIDADES PÚBLICAS
publicidad