Las obras que el Ayuntamiento está acometiendo en el Vivero de Empresas entran en la recta final, estando tan solo a falta de algunos remates que concluirán la próxima semana. El proyecto lo ha ejecutado la empresa Carrillo Dávila, y han contado con un presupuesto de 24.400 euros.

Según ha explicado el delegado de Urbanismo, Diego González de la Torre, las obras han tenido por objeto dar solución a las humedades del interior del inmueble, para lo que se ha llevado a cabo una triple actuación: la impermeabilización de la cubierta y el recubrimiento con resinas de un canalón de recogida de pluviales que se encontraban en muy mal estado. El sellado de la carpintería metálica exterior, por donde se introducía el agua. Y la rehabilitación de los techos de escayola que presentaban algunas deformidades.

Las obras se han completado con la pintura de las zonas en las que se ha intervenido.

Los trabajos se han estado llevando a cabo manteniendo la actividad en el vivero de empresas, procurando provocar las menores molestias a los alumnos que participan en cursos formativos.