CEPSA supera la auditoría de seguridad alimentaria en su planta de parafinas

El producto se somete a una severa hidrogenación para conseguir alta pureza

Imagen de la planta sanroqueña / Foto: AAM

La Planta de Moldeo de Parafinas de Cepsa en la Refinería Gibraltar-San Roque ha superado con éxito la auditoria de seguridad alimentaria para la renovación conforme a las nuevas versiones de las normas ISO 22000 y FSSC 220000. Durante dos días, el equipo auditor tuvo que determinar la conformidad del sistema de gestión de Cepsa y evaluar la capacidad para cumplir con los requisitos necesarios y los objetivos específicos, así como identificar posibles áreas de mejora.

La parafina es una cera extraída del petróleo utilizado en la elaboración de una gran variedad de productos que se fabrica en Cepsa desde la década de los 70 y es un producto muy usado en los envoltorios de alimentos (recubrimiento de quesos, papeles para proteger alimentos); la industria farmacéutica y la cosmética (se utiliza como aglutinante, emoliente y agente de viscosidad); además de la industria textil (impermeabilizante), entre otros usos.

La planta de San Roque produce 30.000 toneladas al año de parafina, de las que 7.500 son parafina moldeada. La parafina se produce bajo estrictos protocolos de seguridad alimentaria de limpieza, desinfección y desinsectación. El producto se somete a una severa hidrogenación para conseguir una alta pureza y completa inocuidad. La planta cuenta también con los certificados Kosher y Halal para el mercado alimenticio judío y musulmán.

Cada tableta de parafina que produce Cepsa en San Roque tiene un peso de cinco kilos, las cuales se distribuyen a clientes en España, Francia, Bélgica, Italia, Holanda, India, Turquía o Estados Unidos.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on print
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on print

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

18 − diecisiete =

Ir arriba