“Entre la Comisión Interministerial del gobierno de Rajoy que nunca se reunió y el Plan Integral de Pedro Sánchez que en todo momento ha carecido de profundidad y presupuestos, lo único cierto es que el Campo de Gibraltar se ve abocado a vivir el proceso Brexit en un absoluto abandono por parte de los poderes públicos”, con estas palabras definía la parlamentaria de Adelante Andalucía, Inmaculada Nieto, la ausencia de medidas reales para preparar al Campo de Gibraltar, y de manera particular a la ciudad de La Línea, ante las consecuencias de la salida del Reino Unido de la Unión Europea.

En este sentido, la diputada anunciaba que su grupo parlamentario ha registrado una iniciativa para que la Comisión de Presidencia de la Cámara autonómica vuelva a abordar las consecuencias del Brexit para la economía andaluza en general y para la campogibraltareña en particular.

“Resulta preocupante que en plena vorágine del Brexit el Gobierno de Andalucía se de un plazo que no tiene para afrontar sus políticas ante este fenómeno, cuando lo que tiene que hacer es darle la prioridad política que merece” sostenía Nieto en relación con la comisión creada para este asunto por el ejecutivo andaluz.

De igual manera, la parlamentaria de Adelante Andalucía ha tenido palabras de respuesta para el senador popular, José Ignacio Landaluce, quien en los últimos días abordaba este asunto “con un cinismo político inaceptable para alguien que ha dado demasiados bandazos en el asunto de las relaciones con Gibraltar”.

Nieto considera inexcusable que los gobiernos pongan sobre la mesa políticas públicas destinadas a paliar los efectos del Brexit en el Campo de Gibraltar, “hace tiempo que paso el momento de los titulares, es hora de los proyectos concretos y de sus dotaciones presupuestarias”.

Por último, Nieto ha manifestado su preocupación ante la inminente campaña electoral y sus repercusiones sobre este asunto: “Gibraltar siempre es un tema comodín que se utiliza frívolamente sin pensar en las consecuencias que acarrea en la comarca en términos laborales, sociales y económicos. Quienes llevan años sacando rédito electoral del contencioso, y que al mismo tiempo se han mostrado incapaces de cumplir sus obligaciones con el Campo de Gibraltar, deberían reflexionar sobre las repercusiones de lo que dicen y de lo que no hacen”.