La teniente de alcalde delegada de Cultura, Pilar Pintor, ha participado en “Los Cafés de Aepa”, una actividad que estrena la Asociación de Emprendedores del Patrimonio Algecireño y que también es la primera que se realiza en su nueva sede, en la calle Lola Peche.

Esta actividad está dirigida por el profesor Antonio Jiménez, y en esta ocasión se ha centrado en la Calle Alta, comprendida entre la calle Sevilla y Emilio Castelar, y sobre la que, tras una introducción, los asistentes han podido compartir sus vivencias y recuerdos sobre la histórica calle algecireña a la que se cambia el nombre en 1914 por el de Juan Mórrison.

Pilar Pintor ha agradecido a este colectivo las actividades que desarrollan en la difusión de nuestro patrimonio y de la historia de Algeciras, “de forma generosa y desinteresada, y que resulta muy enriquecedor para todos”.

El presidente de este colectivo, Antonio Gil, manifestó que la nueva directiva ha querido dar “otra vuelta de tuerca” y poner en marcha actividades todos los viernes del año. Así, a los “Viernes de Patrimonio” que se celebra una vez al mes, se sumará con la misma periodicidad las charlas de café como espacio interactivo para la conversación y el debate, que permita compartir experiencias.