Hoy ha comenzado la instalación del alumbrado público en la plazoleta San Isidro, una vez que está prácticamente acabado el proyecto de reordenación, pavimentación y servicios complementarios, que ejecuta la empresa Sardalla con un presupuesto de 146.739 euros.

El alcalde, José Ignacio Landaluce, ha visitado la zona y ha podido constatar lo avanzado del proyecto, que está a falta de remates en el adoquinado, la instalación del mobiliario urbano, la señalización vertical y la jardinería. Le acompañaron en la visita los delegados municipales de Alumbrado, Laura Ruiz, y de Urbanismo, Diego González de la Torre.

Una vez casi concluido el proyecto anterior, se ha dado paso a la segunda de las actuaciones previstas en la plazoleta, que consiste en la renovación del alumbrado público. Estas obras las acomete la empresa SICE por importe de 47.588 euros. Ambos proyectos son sufragados con cargo al Plan Invierte 2018 de la Diputación Provincial de Cádiz.

Laura Ruiz ha explicado que se van a instalar un total de 17 luminarias con tecnología LED, menos contaminantes, adaptadas a las normas vigentes, y que permitirá un ahorro energético de en torno a un 65 por ciento.

En el centro de la plazoleta se mantendrán sus 4 báculos a los que se cambiarán las luminarias, a los que se sumarán 6 nuevos brazos murales (puntos de luz de pared), 5 de columna, y dos en la fachada de la parroquia. Además se colocarán seis focos debajo de los arcos para mejorar la estética e iluminación de la plaza, y un proyector frente a la fachada de la Iglesia para realzar la imagen del santo.Seguirán el diseño de los instalados en el resto del barrio San Isidro para dar imagen de cohesión de conjunto.

Por su parte, González de la Torre pidió disculpas a los vecinos por las molestias que hayan podido ocasionar las obras, aunque en su opinión en muy pocos días podrán constatar que ha merecido la pena, porque dispondrán de un espacio totalmente renovado, cómodo y amplio para su uso y disfrute.

El delegado recordó que durante las obras se han renovado todas las acometidas y redes subterráneas lo que, entre otras cosas, permitirá suprimir el cableado aéreo que afea y entorpece. Y se ha repuesto parte del muro perimetral de la plaza que se había agrietado, mejorando con ello la seguridad.

Según explicó, la solería es diferente aunque en consonancia con el resto, con adoquines en distintos tamaños, con lo que se pretende destacar la plazoleta y diferenciarla como eje central del barrio.