El Cegma de Algeciras acogerá a las tortugas boba nacidas en la Costa del Sol

La idea es que crezcan hasta que cojan un kilo de peso y puedan vivir solas

Ejemplares de tortuga boba. / FOTO: AAM

El medio centenar de tortugas boba nacidas en la Costa del Sol permanecerán alrededor de un año en las instalaciones del Centro de Gestión del Medio Marino (Cegma) del Estrecho, ubicado en Algeciras , ya que la idea es que crezcan hasta que cojan un kilo de peso, más o menos, y estén preparadas para vivir solas en el mar.

Todas son tortugas hermanas, hijas de la misma madre que un 6 de agosto pasado decidió enterrar sus huevos en una playa de la localidad malagueña de Fuengirola, según han informado desde el Gobierno andaluz a través de un comunicado.

La noche que rompieron el cascarón se festejó como un hito histórico por el equipo que las ha protegido noche y día, formado por voluntarios, agentes de Medio Ambiente, Estación Biológica de Doñana, Bioparc, Asociación Hombre y Territorio, Aula del Mar, Asociación ProDunas, 112, Protección Civil, Policía Local y trabajadores de la propia Consejería de Desarrollo Sostenible.

El alumbramiento nocturno ocurrió a varios kilómetros de donde su madre depositó sus vidas, en una playa de Marbella donde se trasladaron los huevos para que estuvieran más seguros. Es el nido de tortuga boba más al oeste del Mediterráneo de cuantos se conocen, han indicado, apuntando que el cambio climático «también está alternado los lugares de puesta de esta especie amenazada».

Ahora ocupan buena parte del espacio del Cegma del Estrecho, donde «las miman todos los días», estando pendientes «de sus movimientos, de que cojan peso, de que se alimenten bien, de que no se hagan daño unas a otras en su guerra individual por la supervivencia».

Estas tortugas estarán en dicho centro alrededor de un año hasta que estén preparadas para vivir solas en el mar y atravesar océanos, ya que, han apuntado, «ahora son presa fácil para cualquier depredador». El objetivo es que alguna de ellas llegue a edad adulta, para que esta especie siga teniendo, al menos, un hilo de futuro.

Han señalado que el reto «no es baladí», añadiendo que esta especie de tortuga regresa al mismo lugar donde nació para depositar los huevos de sus crías. Esto significa que en unos años, «con una pizca de suerte», alguna del medio centenar de estas tortugas volverán a construir sus nidos bajo la arena de la Costa del Sol».

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on print
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on print

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

cinco × tres =

Ir arriba