El fiscal Antidroga ve ‘ilegal’ por escrito nombrar a Javier Zaragoza en Algeciras

José Ramón Noreña dice que es 'improcedente' para la lucha contra el narco

José Ramón Noreña / Foto: AAM

El fiscal jefe Antidroga, José Ramón Noreña, ha manifestado su discrepancia ante la fiscal general del Estado, Dolores Delgado, por el nombramiento de Javier Zaragoza, conocido por ejercer la acusación en el juicio del procés, para reforzar la lucha contra el narcotráfico en el Campo de Gibraltar.

Noreña cree que este nombramiento es «ilegal» e «improcedente» y ha dado cuenta de ello en un escrito que ha presentado este lunes en el registro general de la Fiscalía General del Estado para dejar constancia de su discrepancia, según ha hecho constar en una nota informativa remitida a Efe.

«El Decreto no sólo designa al Sr. Zaragoza, sino que incluye unas órdenes imprecisas de coordinación entre el designado y esta Fiscalía Especial que considero de una parte ilegales y de otra improcedentes», argumenta en su escrito de seis páginas dirigido a Delgado y al que ha tenido acceso Efe.

«Más que solucionar un problema que se ha abordado con decisión (…) por esta Fiscalía Especial, va a complicar más la situación; y, en todo caso, además, es una medida manifiestamente insuficiente para solucionar un problema que (…) no es exclusivo de la zona de Algeciras», lamenta.

Según el decreto, la «eventual intervención» de Zaragoza en esas tareas se realizarán «conforme a las directrices de la fiscal general del Estado y siempre como refuerzo, sin menoscabo a las competencias atribuidas a cualesquiera otras fiscalías con competencia en la materia».

No opina así el fiscal jefe Antidroga, que con esta manifestación de discrepancia pretende la nulidad de pleno Derecho del Decreto, «en cuanto es contrario a las disposiciones de una norma con rango de Ley, el Estatuto Orgánico del Ministerio Fiscal».

Según Noreña, el decreto se basa en el artículo 22.3 del Estatuto Orgánico del Ministerio Fiscal, y éste «no autoriza al Fiscal General a designar un Delegado cuyas competencias coincidan plenamente con las de un órgano del Ministerio Fiscal», como en este caso Antidroga.

Critica además que el decreto se haya dictado «prescindiendo total y absolutamente de cualquier procedimiento», y compara el nombramiento de Zaragoza con la designación el 4 de julio de 2019 de una fiscal coordinadora entre los delegados de la Fiscalía Antidroga en Andalucía, que recayó en Ana Isabel Villagomez Muñoz, fiscal delegada en Cádiz, nombramiento que además contó el visto bueno del Consejo Fiscal.

En el caso de Zaragoza, por contra, «no consta incoación de expediente, se retrasa cuatro días la publicidad -restringida- del Decreto, no consta indicación de eventuales recursos y por ello se ignoran extremos tan importantes como saber de quién ha partido la iniciativa para su adopción, porqué no se ha oído al firmante sobre la necesidad o conveniencia de la medida adoptada o de otras que de verdad supongan un refuerzo en los medios del Ministerio Fiscal».

«Se ha designado directamente a una persona concreta, en lugar de convocar un concurso interno» y sin oír al Consejo Fiscal, denuncia Noreña.

También cree que el nombramiento es improcedente porque se designa a una persona como «refuerzo» de la Fiscalía Especial Antidroga «sin integrarlo en ésta», lo que deja indefinido cuál es su posición jerárquica con relación «a esta jefatura».

«Se produce -indica- un auténtico solapamiento» de competencias «del firmante (establecidas en el propio Estatuto Orgánico del Ministerio Fiscal) y del designado (establecidas en el Decreto), y entre las atribuidas a éste por el decreto y las de la Delegada autonómica (que, como hemos indicado, fue nombrada cumpliendo escrupulosamente lo establecido en el EOMF)».

Ese solapamiento, agrega, «únicamente puede llevar a generar dudas y perplejidad tanto en los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado como entre los miembros del Ministerio Fiscal»

Discrepa además con «la afirmación implícita» de que la designación de un Fiscal de Sala Delegado -«al que, por otra parte, se le mantienen las funciones que le corresponden como Fiscal de Sala del Tribunal Supremo, por lo que se ignora cómo compaginaría ambas competencias»-, suponga «mejora alguna en la lucha contra el tráfico de drogas y el blanqueo en dicha zona».

«Si se considera que la actuación de esta Fiscalía -a la que no se ha pedido absolutamente ningún informe sobre la materia- es insuficiente, debe evaluarse cuáles son las necesidades reales de la misma, no sólo desde la perspectiva de la Fiscalía sino también de los órganos judiciales y lógicamente de los efectivos policiales, por lo que tal designación, resulta no sólo no justificada, sino contraria a toda lógica», concluye.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on print
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on print

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

20 − 14 =

Ir arriba