El Grupo Municipal Socialista presenta en el Pleno, junto a Izquierda Unida, Ciudadanos y Podemos, una moción para el apoyo y la adhesión del Ayuntamiento de Algeciras al Pacto contra el Antigitanismo, Protocolo de Actuación, elaborado por la Federación de Asociaciones de Mujeres Gitanas (Fakali).

“Los datos hablan por sí solos: aunque en España el artículo 14 de la Constitución recoja la igualdad como ciudadanos/as, tres de cada cuatro personas gitanas sufren exclusión social, cinco veces más que el resto de la población, soportando prejuicios y estereotipos que se arrastran desde hace siglos. Por ello, la integración de la comunidad gitana debe ir más allá de la asistencia social, de ahí que entidades como Fakali sean vitales para la promoción social, cultural y humana del pueblo gitano con el objetivo de alcanzar la igualdad real”, ha manifestado el secretario general del PSOE de Algeciras y candidato a la Alcaldía, Juan Lozano.

La base de esta discriminación suele encontrarse, casi siempre, en los estereotipos, prejuicios e intolerancia. Estos tienen como instrumento mensajes racistas que buscan humillar, menospreciar o desacreditar a miembros de minorías étnicas creando un clima de odio y separación. A ello contribuyen en numerosas ocasiones los medios masivos de comunicación, calando en el imaginario colectivo e interiorizándose en discursos y pensamientos.

La Federación de Asociaciones de Mujeres Gitanas apuesta por el Pacto contra el Antigitanismo. Protocolo de actuación. Este analiza en profundidad este fenómeno haciendo hincapié en su relación con los medios de comunicación y las redes sociales y proporcionando herramientas útiles para luchar contra las ideas, actitudes y comportamientos discriminatorios.

“Siempre hemos compartido las justas reivindicaciones del Pueblo Gitano para avanzar por la igualdad, por eso pedimos la adhesión de este Ayuntamiento al Pacto contra el Antigitanismo, promoviendo la erradicación de actitudes sociales discriminatorias, denunciando o respaldando las correspondientes denuncias en el caso de que tengamos conocimiento de la existencia de una clara situación de discriminación en Algeciras a la población gitana”, ha explicado Lozano.

En la moción se presentan otros acuerdos como la implementación de programas de mediación entre las familias y la escuela con profesionales de etnia gitana para promover la convivencia y prevenir la segregación del alumnado gitano; impulsar las actuaciones de  visibilización, normalización y apoyo a la comunidad gitana andaluza en general y algecireña en particular; establecimiento de acciones para mejorar el estado de salud de la población gitana y reducir las desigualdades en esta materia; y la promoción de campañas informativas y de sensibilización para generar el cambio de tendencia a medio plazo en los estados de opinión generalizados sobre la convivencia con personas gitanas.

La comunidad gitana ha sido una de las más discriminadas y perseguidas de la historia, desde que emigraron de La India hace 12 siglos, siendo relegados, también en España, a un status social inferior. Desde la instauración de la Democracia se han conseguido numerosos logros en la mejora de las condiciones de vida del Pueblo Gitano. Sin embargo, aún se dan situaciones que requieren la atención de los poderes públicos y del conjunto de la sociedad para conseguir definitivamente que los gitanos y gitanas ejerzan su ciudadanía en igualdad de condiciones que el resto de ciudadanos.

“Tenemos que acabar con la normalización de que los gitanos y gitanas vivan en guetos, que tengan 15 años de esperanza de vida menos que el resto de la población y que no haya expectativas de futuro para sus niños y niñas. Hay que evitar su globalización como grupo marginal y para ello se deben implantar políticas reales, incluyentes y transversales”, ha incidido el secretario general del PSOE.

Los pueblos no hacen más que enriquecer con su cultura, haciendo numerosas aportaciones. Conocer la cultura gitana facilita la concienciación social frente a la discriminación y la injusticia. El pasado histórico del Pueblo Gitano, con grandes manchas como la “Gran Redada”, pergeñada por el marqués de la Ensenada que acabó con la muerte de 12.000 gitanos en un día; o el Samudaripen, el holocausto gitano, que arrancó la vida de medio millón de gitanos en toda Europa; conlleva una estigma que ha durado mil años y lleva a que muchos en la comunidad gitana no hayan superado la desigualdad sufrida por cuestiones de etnia.