El alcalde, José Ignacio Landaluce, ha anunciado que mañana lunes pasará por el Consejo de Gestión de la Gerencia de Urbanismo la aprobación definitiva del convenio a suscribir entre el Ayuntamiento y el propietario del edificio situado en la calle José Román, 6, antigua casa de Ramón Puyol, que posibilitará la realización de obras de conservación y rehabilitación previstas.

Landaluce explicó que este convenio surge a partir de que el nuevo propietario del inmueble -catalogado como edificio de interés arquitectónico- pretende acometer un proyecto de rehabilitación, para lo que solicita autorización al Ayuntamiento para poder acceder desde la calle José Román a la trasera de la finca a través de suelo municipal, y poder realizar así las obras con más sencillez y seguridad. Igualmente plantea poder adquirir la propiedad municipal de 840 metros cuadrados para su utilización como estacionamiento de vehículos.
El suelo que se pretende adquirir está calificado como equipamiento público, por lo que, para acceder a las pretensiones de la propiedad, sería necesaria una modificación del PGMO.

Mediante el convenio cuya aprobación pasará el lunes por Urbanismo, el Ayuntamiento asume el compromiso de modificar el Plan General Municipal de Ordenación (PGMO) para la descalificación de la parcela anteriormente mencionada de equipamiento público a equipamiento privado, para proceder después a su enajenación a los propietarios.

Mientras se realiza dicha modificación, se concederá a la propiedad una autorización en precario para que pueda utilizar el suelo municipal para la ejecución de las obras previstas para la rehabilitación del edificio, así como para facilitar la conservación y cuidado del jardín municipal ubicado en el patio del antiguo asilo.

También en el convenio se especifica que si una vez transcurrido el plazo legal para la cesión de uso en precario no se hubiese llevado a cabo la modificación del PGMO se tramitará una concesión demanial de uso privativo que permita al promotor proseguir con las obras en el inmueble y el cuidado del jardín municipal hasta que termine el proceso administrativo y sea posible la enajenación del suelo descalificado.

El alcalde ha manifestado que se trata de una buena noticia, “ya que el edificio se encuentra en muy malas condiciones, y este convenio va a posibilitar que se rehabilite y que la ciudad recupere otro inmueble que forma parte de su historia y de su patrimonio, como ya ha ocurrido con tantos otros”.