El alcalde de Algeciras, José Ignacio Landaluce, junto a las tenientes de alcalde delegadas de Igualdad y Bienestar Social, Paula Conesa, y de Salud y Consumo, Juana Cid, han acudido este mediodía a la sede de la Fundación Prolibertas en San José Artesano donde se ubica su Escuela de Capacitación y Emprendimiento Hostelero, pudiendo departir con alumnos y profesores y comprobar in situ labor que se realiza en este centro para ayudar a la inserción sociolaboral del alumnado y favorecer la empleabilidad de los mismos en empresas del Campo de Gibraltar.

Durante la visita ha estado acompañado por el delegado de la Fundación Prolibertas en Algeciras, Sergio García, el presidente del Consejo Local de Hermandades y Cofradías de Algeciras, Manuel Delgado, el coordinador de Cáritas Local, José Miguel Carreño, y el presidente de la Asociación de Vecinos “Bahía del Mar” de San José Artesano, Gabriel Navarro.

La escuela da respuesta a las necesidades de formación y promoción laboral de colectivos en situación de riesgo de exclusión social, a través de una formación integral que active y desarrolle capacidades claves para el desarrollo de herramientas, habilidades y actitudes que faciliten un para formarse y posteriormente trabajar en el ámbito de la hostelería; potenciando así las posibilidades de empleabilidad de las personas participantes.

Tiene como fin primordial la formación en habilidades técnicas y personales para la integración socio-laboral de las personas beneficiarias, favoreciendo el potencial que tiene cada persona. A través de este proyecto de hostelería, desde la Fundación Prolibertas, se busca favorecer este concepto de empleabilidad, siendo una segunda etapa del proceso de reinserción con el que se viene trabajando con las personas usuarias que forman parte de sus programas. Todas las personas participantes vienen derivadas de otros programas de la Fundación Prolibertas, así como de otras entidades públicas o privadas.

La formación tiene una duración de tres meses, siendo esta de un total de 400 horas, 250 horas teórico-formativas y 150 horas prácticas. Estas prácticas se llevan a cabo en establecimientos hosteleros y restauración de la zona que tienen convenio con Prolibertas, contando con un porcentaje bastante alto de compromiso de contratación. Además, el proyecto está avalado por la Escuela Superior de Hostelería de Sevilla, facilitando una certificación de esta entidad de alto reconocimiento formativo en el sector.

Landaluce ha explicado que “Prolibertas siempre en todas sus instalaciones, en todos sus proyectos nos resulta fundamental en llegar donde no lo hace la Administración pública, dotando a esas personas de la acogida para insertarse en la sociedad y la formación para poder trabajar en el ámbito de la hostelería, en este caso”.

Por su parte, el delegado de Prolibertas ha asegurado que “son muchos los que pasan por la escuela de hostelería, los que están en una situación más extrema y pasan por la casa de acogida, también a través de Incorpora muchos vecinos están haciendo aquí su formación y consiguiendo un trabajo, con lo que en 2018: 249 consiguieron un empleo”. No obstante, ha explicado que la visita es también un llamamiento a Administraciones, particulares o empresas para que ayuden a la entidad.