Los nuevos trabajadores del Plan de Intervención en Zonas Desfavorecidas han sido recibidos hoy de manera oficial en el Salón de Plenos por el alcalde José Ignacio Landaluce. Son un total de 10 rabajadores sociales que desarrollarán las líneas de actuación recogidas en el Plan Municipal de Intervención en Zonas Desfavorecidas: zona Sur, La Caridad y Bajadilla Alta. El objetivo de este proyecto, que se pone hoy en marcha desde la Delegación de Igualdad y Bienestar Social, es establecer mecanismos para que las personas residentes en barrios desfavorecidos puedan acceder a los servicios sociales, salud, vivienda, educación y empleo así como a los servicios públicos.

Los trabajadores se integrarán en distintas áreas y acompañados de funcionarios de la delegación. En próximos días entrarán a formar parte del equipo 14 educadores o trabajadores sociales más.

Este programa se articula sobre cuatro ejes fundamentales: trabajo en red e innovación en la intervención social comunitaria; desarrollo económico y comunitario sostenible; políticas públicas para el binestar y la cohesión social y mejora del hábitat y la convivencia. Su objetivo específico es mejorar la inserción socio-laboral de personas desempleadas, personas sin hogar afectadas por la exclusión, menores, migrantes, personas con discapacidad y, en general, personas desfavorecidas que residan en las zonas en las que se pretendem ejecutar los planes locales de ERACSI, la Estrategia Regional Andaluza para la Cohesión e Inclusión Social de la Consejería de Igualdad y Políticas Sociales de la Junta de Andalucía.

Landaluce estuvo acompañado en la recepción a estos nuevos trabajadores sociales por Laura Conesa, delegada de Bienestar Social, y funcionarios de esa delegación que coordinarán el programa local.