Mancomunidad y Trocha lamentan la muerte de Sotomayor en Algeciras

La comarca pierde a uno de sus referentes en el mundo de la investigación

Sotomayor, durante una reciente intervención / Foto: AAM

El presidente de la Mancomunidad de Municipios del Campo de Gibraltar y del Instituto de Estudios Campogibraltareños (IECG), Juan Lozano, ha mostrado su consternación y solidaridad ante el reciente fallecimiento de Manuel Sotomayor Muro, campogibraltareño nacido en Algeciras, “ejemplo e inspiración para numerosos investigadores del Instituto de Estudios Campogibraltareños”, según ha manifestado Lozano.

Tanto en la Mancomunidad como el propio IECG siempre se valoró la figura científica de Sotomayor, miembro del organismo autónomo comarcal, del que fue nombrado consejero de honor. “El instituto, al ser conocedor del delicado estado de salud de Sotomayor, planteaba llevar a cabo un homenaje a distancia que, lamentablemente, no ha sido posible realizar”, ha manifestado el presidente.

El investigador algecireño, miembro de numerosas instituciones de notable importancia científica e investigadora, poseía una sólida formación académica que le llevó a dominar a la perfección varios campos de trabajo como fueron la historia de la Iglesia antigua, la iconografía paleocristiana, la arqueología moderna e incluso la picaresca del siglo XVIII. Igualmente, en 1991 recibió el Premio de Patrimonio Histórico de Andalucía y la medalla de oro de la Ciudad de Andújar, cuyo museo arqueológico lleva su nombre.

Juan Lozano, en nombre del gobierno comarcal y de la dirección y de los miembros del IECG, mostró el compromiso de ambos organismos para potenciar y fomentar el conocimiento del trabajo académico desarrollado por este insigne e ilustre miembro del Instituto de Estudios Campogibraltareños, “apoyando aquellas iniciativas que permitan dar a conocer la obra y la figura de este sencillo campogibraltareño de grandioso trabajo académico”.

La Trocha

Hace escasos, días, el pasado miércoles 22 de julio, falleció en Salamanca el sacerdote jesuita D. Manuel Sotomayor Muro, de 98 años de edad, nacido en Algeciras el 10 de diciembre de 1922, siendo último de ocho hermanos. Tras cursar sus estudios de primaria y secundaria, a los diecisiete años ingresó en la Compañía de Jesús el 12/11/1939, se ordenó el 06/04/1952 e hizo sus votos finales en Granada el 02/02/1957. Estudió humanidades y filosofía en Madrid y magisterio en las Palmas de Gran Canaria, en Roma se licenció en teología y allí realizó su doctorado en Historia de la Iglesia, siendo además profesor de Iconografía Cristiana en el Instituto Pontificio de Roma. En la Facultad de Teología de Granada, fue profesor de Historia de la Iglesia, de Patrología y de Arqueología Cristiana. Incluso fue profesor invitado en la Universidad “Rafael Landivar” de Guatemala en 1991.

Algo muy poco sabido, es que se ordenó sacerdote en el rito bizantino-rumano, para poder trabajar en el acercamiento entre católicos y ortodoxos en Rumanía, pero tras ser licenciado en teología y permanecer diez meses en Bélgica, le fue imposible obtener el permiso para entrar en la Rumanía de la época. Como consecuencia de ese interés, nos enseñó en los años sesenta la capilla de rito ortodoxo que había dispuesto en la Facultad de Teología de Granada.

Era persona muy humilde, pero su valía científica y personal le hizo merecedor de numerosos cargos y distinciones, entre las que seleccionamos el pertenecer al Instituto Arqueológico Alemán, siendo consejero de honor del Instituto de Estudios Campogibraltareños y miembro de la Real Academia de la Historia, así como del Centro de Estudios Históricos de Granada y de la Real Academia de Bellas Artes de Granada. Entre otras distinciones, recibió en 1991 el premio de Patrimonio Histórico de Andalucía y la medalla de oro de la ciudad de Andújar en 2014, que le dedicó su museo arqueológico por su inmensa labor en el yacimiento de Los Mijares.

Como arqueólogo, se dedicó a la arqueología romana, pero su especialidad era la arqueología cristiana, campo en el que fue el mayor experto de España y posiblemente de Europa. Dirigió campañas de excavación en Granada (alfares romanos de Cartuja y ciudad romana de Illiberri), Almuñecar, (factoría de salazones) Pinos Puente, (Cerro de Los Infantes) Huescar, (villa romana) Gabia la Grande, (villa romana) Algeciras (hornos romanos de ánforas), Quesada, (villa romana de Bruñel), Andújar (gran complejo de fabricación cerámica) y Castellar de la Frontera (sondeos urbanos)

Especial mención merecen los hornos de cerámica romanos, del Rinconcillo en Algeciras, descubiertos en 1965 por los miembros de la Comisión Organizadora del Museo Histórico-Arqueológico de Algeciras. Este notable yacimiento fue objeto en el verano de 1966 de la primera excavación arqueológica llevada a cabo en Algeciras siguiendo criterios científicos, siendo su director D. Manuel Sotomayor, que formó su equipo de trabajo con los miembros de la citada comisión, que colaboraron posteriormente en la publicación de los resultados obtenidos. Gracias a las gestiones de Sotomayor y a la importancia de lo excavado, los hornos fueron declarados en 1969 (Decreto 2533, de 16 de octubre), nada menos que monumento histórico-artístico nacional, pero por desgracia su potencial tanto socio-cultural como turístico, no ha sido aprovechado.

Fue un prolífico autor y el número y calidad de sus publicaciones causa asombro, una relación casi completa de sus publicaciones puede consultarse en internet, tecleando su nombre y apellidos en Dialnet, con lo que nos haremos una idea, no solo de la cantidad y calidad de su obra, sino de su variedad. Se puede calificar de humanista a D. Manuel por su amplitud de miras, estando alejado de la miope super especialización a la que se tiende en estos tiempos. Entre sus líneas de trabajo destacan la historia de la Iglesia, el origen del cristianismo primitivo, en especial el de España, la Iglesia ortodoxa griega, con especial interés por Rumanía, el ecumenismo y el dialogo, la Granada romana y la ciudad de Iliberri, el Concilio de Elvira, la producción industrial de la cerámica romana, sobre todo de la sigillata, la iconografía paleocristiana e incluso cultura y picaresca en la Granada de la Ilustración.

El conjunto de esta colosal obra ha beneficiado a varias generaciones de investigadores y sus conocimientos interdisciplinares le permitieron abrir nuevos campos como en la producción de la cerámica romana o en la iconografía paleocristiana. Sus investigaciones sobre historia de la Iglesia son un modelo de rigor y el conjunto de su obra, fruto de una vida dedicada íntegramente al estudio, es de una profundidad que orienta y enriquece a quienes se acercan a ella.

Pero Sotomayor no se centraba solo en el detalle, cosa lógica en sus especialidades de trabajo, su amplísima formación y su perspicacia le permitían una visión panorámica a veces escalofriante: hace décadas predijo gran parte de la problemática actual, cuando aún ciertos aspectos del mundo contemporáneo no eran imaginables ni de conocimiento público. Se dice que un pesimista es un optimista bien informado, pero D. Manuel entre otras cosas, opinaba en privado que la humanidad estaba al borde de uno de sus grandes cambios, beneficioso a la larga, pero atravesando antes uno de esos periodos de barbarie, desgraciadamente tan recurrentes a lo largo de la historia.

Los que tuvimos el honor de trabajar con el Padre Sotomayor, aunque fuera circunstancialmente y tratarle personalmente, somos testigos de la modestia y sencillez que siempre tuvo y de su afán por ayudar y orientar a quienes a él se acercaban, sin que jamás su altura intelectual le creara barreras de comunicación. En esta persona, los términos estudio, ciencia y erudición se quedan cortos: hemos perdido a un verdadero sabio…que además siempre se sintió algecireño, nunca dejó de contactar periódicamente con su ciudad natal, con la que estaba profundamente enraizado. Por ejemplo, decía, con cierto orgullo, haber residido un tiempo en la desaparecida “Casa de los Muñecos” de la calle Convento.

Manuel no fue un científico nacido casualmente en Algeciras, sino un algecireño que, sin dejar nunca de serlo, y provisto de una gran modestia y humanidad, alcanzó los más admirables niveles de la ciencia…Corresponde ahora a su ciudad natal el que la figura de este gran hombre no se diluya en el tiempo y el olvido, recordando y transmitiendo a las generaciones venideras su ejemplo de esfuerzo, sencillez y sabiduría…

Carlos Gómez de Avellaneda Sabio, presidente de la asociación “La Trocha

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on print
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on print

1 comentario en “Mancomunidad y Trocha lamentan la muerte de Sotomayor en Algeciras”

  1. Lamentar la muerte de D. Manuel Sotomayor. Aconsejo al periodista una mejor documentación a la hora de realizar sus artículos, pues ni la imagen que acompaña al artículo corresponde al padre Sotomayor como se dice a pie de foto, ni el yacimiento al que dedicó parte de su trabajo D. Manuel Sotomayor es Los Mijares, sino Los Villares. D.E.P.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

dos × cuatro =

Ir arriba