Caminando hacia la Algeciras que queremos

Hace ahora ocho años, los algecireños nos otorgaron el privilegio de gestionar los intereses y el futuro de nuestra ciudad. No fueron momentos fáciles pero trabajamos y nos esforzamos por Algeciras lo mejor que pudimos.

En 2015, la ciudadanía, viendo los primeros resultados obtenidos, volvió a depositar, de forma mayoritaria, su confianza en este alcalde y en su equipo de trabajo, iniciándose un segundo ciclo que precisamente, acaba hoy. No hay nada peor para un político que intentar morir de éxito, por lo que en esta parcela de servicio al conjunto de la sociedad se debe siempre huir de los
triunfalismos.

No obstante, es obligado hacer balance del camino recorrido durante estos años, poner en valor lo bueno que se ha logrado, corregir los fallos que se han dado, que siempre existen por mucho que se intenten evitar, y trenzar la hoja de ruta para el mandato que comenzará mañana mismo.

A nadie se le escapa que Algeciras ha cambiado en estos últimos ocho años, y lo que es más importante: lo ha hecho para bien. En la actualidad, vivimos en la ciudad de la provincia de Cádiz en la que más empleo se crea; en la que el número de cotizaciones a la Seguridad Social aumenta en mayor grado; tenemos la renta per cápita más alta del conjunto provincial; se ha reducido la
presión fiscal sobre los algecireños de manera significativa; ha sido en este periodo el municipio en el que más se ha invertido en obra pública, y junto a
Jaén, tenemos el precio más bajo del agua en toda Andalucía.

Hoy en día, Algeciras es una ciudad más dinámica, más alegre, más cultural, más participativa, y haber podido alcanzar estas cotas es mérito de los propios algecireños, que nos han ido marcando de manera constante el camino a seguir, algo por lo que siempre les estaré agradecido.

Estos cuatro años que hoy acaban han supuesto el arranque de los grandes proyectos de transformación para Algeciras. Iniciativas como la rehabilitación integral, no solo urbanística, sino también social, del Barrio de la Caridad, o la remodelación de uno de nuestros barrios más emblemáticos, como es el de San Isidro, son muestras palpables de que contando con el apoyo de otras
administraciones, que también creen en Algeciras y los algecireños, las cimas se coronan, por muy altas que puedan estar.

Finaliza un mandato que ha vuelto a tener la ilusión por bandera, y en el que los hombres y mujeres que han formado parte de este equipo de Gobierno han dado lo mejor de si mismos, su trabajo, dedicación, abnegación y entrega, las 24 horas del día, los 365 días del año, al servicio de los algecireños. Algunos de estos compañeros finalizan hoy su andadura política en primera línea, pero
han de saber, por un lado, que Algeciras siempre les agradecerá su compromiso, y por otro, que estaré permanentemente en deuda con ellos por haber sido capaces desde el primer segundo en el que afrontaron sus responsabilidades públicas, de anteponer la ciudad a cualquier otra situación, incluso personal o familiar.

Por eso, hoy no se van unos compañeros concejales: los que siempre consideraré amigos, dan un paso al lado pero siempre seguirán con nosotros. Un recuerdo que hago extensivo a los ediles que durante este periodo han ocupado la bancada de la oposición, y que por distintos motivos no seguirán formando parte de la próxima Corporación Municipal. También ellos han demostrado su cariño por esta tierra y por nuestra gente, por lo que les deseó sinceramente lo mejor en sus nuevas andaduras, tanto personales como profesionales.

Pero el día de hoy pasará, y llegará el de mañana, con el que se abrirán otros cuatro años marcados por la ilusión, por las ganas, por el mantenimiento del compromiso de trabajar, trabajar y seguir trabajando aún más por mejorar la calidad de vida de los algecireños, y hacerlo de la mano del mejor equipo humano que puede estar al servicio de la ciudad, y que aúna experiencia y
frescura a partes iguales.

Se abre un magnífico horizonte para Algeciras, plagado de oportunidades. Hemos de ser conscientes del importante momento que estamos viviendo, y de todo lo bueno que para Algeciras y los algecireños puede arrojar. La unión de esfuerzos que ya está siendo demostrada entre la Junta de Andalucía, la Autoridad Portuaria de la Bahía de Algeciras y el Ayuntamiento va a permitir
que la ciudad experimente transformaciones como nunca antes se habían dado.

Queremos que la Unión Europea siga confiando en Algeciras para optar a nuevos proyectos que supondrán empleo, riqueza y mejoras, como pueden ser la remodelación integral del barrio de San José Artesano; la mejora de la playa de El Rinconcillo y su entorno urbano; la isla medioambiental de la playa de La Concha; la adecuación del servicio de autobuses para hacerlo más eficiente,
efectivo y sostenible, y todas las posibilidades que se nos vayan presentando.

En estos cuatro años vamos a redoblar nuestra apuesta por los emprendedores y por los autónomos, parte fundamental del tejido económico y productivo de Algeciras; continuaremos apoyando a los jóvenes e incentivaremos a aquellos que logren los mejores expedientes académicos; habrá nuevas instalaciones deportivas públicas a disposición de todos; trabajaremos de manera incansable para mejorar la calidad de vida de nuestros mayores y así poder agradecerles lo mucho que han hecho por todos nosotros; la mejora en los medios humanos y técnicos de la Policía Local será más que evidente puesto que ya hay procedimientos para ello puestos en marcha, y lo que es más importante: una vez más seremos el equipo de Gobierno que más dinero dedica a quienes menos tienen y más lo necesitan, porque para nosotros, las políticas sociales son una realidad incuestionable y una prioridad absoluta.

Un escritor dijo en una ocasión que nada es más caro que una oportunidad pérdida, pero en este caso, los algecireños pueden estar tranquilos, porque no vamos a permitir que ni una sola de esas oportunidades pase de largo ante nosotros, y así seguiremos caminando con paso firme hasta llegar a la Algeciras que todos queremos.

José Ignacio Landaluce (alcalde de Algeciras)