El movimiento social urbano, importancia social y democrática

Artículo de opinión realizado por la Federación de Asociaciones de Vecinos de Algeciras
San Isidro / Foto: AAM

Ya en los años ́60, surge la necesidad de este tipo de asociaciones y es cuando se extiende por todo el territorio nacional, contactando unas con otras. Muchos años después, ya en democracia, especialmente el año 1984 y recogida su importancia y legalidad en la Carta Magna de 1978, se asientan en nuestro país. En el caso concreto de nuestra Comunidad Autónoma, surge la Conferencia de Asociaciones Vecinales de Andalucía; C.A.V.A.

En todas estas reuniones, a nivel autonómico, F.A.V.A., participa muy activamente y logramos inscribirla en Cádiz, en el año 1992, siendo su presidente el Sr. Pereña. La falta de miras elevadas, verdaderos principios democráticos y escaso nivel deductivo en muchos políticos locales, les llevan a pensar que desde este tipo de asociaciones se pretendía de alguna forma gobernar en las instituciones, cuando nuestros estatutos expresamente no lo permiten. Es más, en el momento que se detecte implicación política, el miembro debe ser expulsado de la colectividad vecinal, confederación, federación uniones y asociaciones.

El objetivo de estas asociaciones es servir de cauce y conseguir democráticamente que las necesidades de las barriadas y sus ciudadanos, sean acordes a un nivel digno y que cubran sus necesidades de confort y urbanismo, algo que las mentes de ciertos políticos nunca llegarán a entender, especialmente porque los ciudadanos pagan sus impuestos para que estos repercutan positivamente en el conjunto de la sociedad.

Desde F.A.V.A. de forma apolítica, pero reivindicativa, nunca va a cesar en pedir a las administraciones que actúen en la mejora de la colectividad, le pese a quién le pese y a quienes no quieran ejercer conforme a los principios democráticos y derechos de los ciudadanos. Para F.A.V.A., tan importante es una barriada de la periferia como lo es una de la zona centro, sin excepción. Esto es un ejercicio democrático incuestionable y amparado por la Constitución Española. Desgraciadamente, hay muchos políticos que se creen que por ostentar un cargo público, los ciudadanos les deben rendir pleitesía y sumisión. Los políticos están al servicio de los ciudadanos, deben rendir cuentas y explicaciones y son meros administradores y gestores del patrimonio de la ciudad y lo más importante… están al servicio de los ciudadanos, su verdadero jefe.

Comparte este artículo

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 × 4 =

Noticias con rigor
VOLCÁN EN LA PALMA
publicidad