‘Estado de Sitio; 25 septiembre, Día Mundial del Clima’

Artículo de opinión realizado por Rafael Fenoy

Rafael Fenoy / Foto: AAM

Comportarse con una “nueva normalidad”, que añora la normalidad anterior, cuando toda la estructura económica del país se resquebraja, es una señal de irresponsabilidad.  Que nadie se mueva, a pesar de que el “Titánic” se hunde. ¿Qué no hay botes suficientes para salvar al pasaje y tripulación? ¡No hay problema!  Se ajusta el número de usuarios de los botes a los disponibles y punto. -Es que no caben todas las personas. ¡No importa! Lo que realmente importa es que se salven los “imprescindibles”, porque los prescindibles con dejarlos encerrados en los departamentos de tercera clase dejaran se ser problema. Además cuando se ahoguen ¿Quién reclamará a la compañía?

La nave Tierra naufraga sin remedio en un mar repleto de contaminantes y azotado por los vientos de la avaricia. Quienes manejan esta desgraciada nave saben desde hace tiempo que el desastre es evidente. Pero antes de poner remedio a la situación, siguen navegando a toda vela hacia la nada. Porque nada de vida humana quedará sobre la cubierta de esta madre tierra, de esta pachamama, de esta Gaia, posiblemente para su fortuna.

Hoy 25 de septiembre se celebra el día mundial del medio ambiente, para su protección, para parar el cambio climático, promovido por la contaminación galopante de todos los ecosistemas.  Pasará desapercibido, porque las gentes están cada cual a lo suyo y quienes gobiernan también se enfrascan en sus particulares malos royos, en sus constantes trifurcas, sin que alguien con cierta capacidad pueda intervenir.

Entre el COVI19 o el 20 y la economía destrozada, entre el cambio climático y la falta de agua, entre las inundaciones y la desertización más caótica, nada se alza para poner algo de sentido común a esta contienda que amenaza con tragarse absolutamente todas las milenarias culturas.

¿Qué se puede hacer?  La Tarea es inmensa y a ella están convocada toda la humanidad. Eso es mucha gente, una cifra cercana a 7 mil quinientos millones de seres humanos.  Hay que reforestar amplias zonas del planeta, reorganizar la gestión del agua, reconducir los consumos para hacerlos responsables con el medio ambiente, utilizar sólo fuentes energéticas limpias, las tecnologías ya lo permiten y asegurar que cada persona tenga la capacidad de vivir dignamente, resolviendo de paso todos las causas que generan los enormes movimientos migratorios.

¡Ahí es nada!  ¿Cuándo nos ponemos manos a la obra?

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on print
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on print

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

4 + diecinueve =

Ir arriba