‘La crisis en la hostelería destapa la nefasta gestión económica de Landaluce’

Artículo de opinión realizado por Ignacio Holgado

Ignacio Holgado / Foto: AAM

Hace poco más de una semana, la delegada de Hacienda del Ayuntamiento de Algeciras presentaba la congelación de los impuestos para 2021 como un gran esfuerzo realizado por el gobierno capitaneado por José Ignacio Landaluce, y lo más triste es que  los partidos de la oposición la alababan por tan extraordinario logro.

La bajada de impuestos al comercio local y la hostelería era algo impensable que sólo nos atrevíamos a solicitar unos pocos locos, unos inconsciente que no sabíamos lo que decíamos. Algo así pensaría cualquier ciudadano tras escuchar en multitud de ocasiones como el alcalde aludía a que no estaba en su mano aplicar medidas económicas más ventajosas para estos pequeños empresarios, llegando incluso a argumentar que rozaba la ilegalidad.

Ahora resulta que si se puede realizar sobretodo cuando lo ordena el presidente de la Junta, hecho que hemos conocido recientemente tras ver como el primer edil algecireño modificaba su postura y le pedía a los técnicos del Ayuntamiento que proyectarán una bonificación en el Impuesto de Actividades Económicas (IAE), en la tasa de la recogida de basura y en la tasa por ocupación de vía pública para instalar mesas y sillas; básicamente la baja de impuestos reclamada por las pymes desde hace meses.

Estas nuevas modificaciones solicitadas por Landaluce a sus propias ordenanzas fiscales, recién aprobadas, dejan claro que desde el gobierno municipal llevan nueve meses engañándonos con falsos argumentos para seguir cobrando íntegramente los impuestos locales. Un ejemplo más de que el tándem PP-Cs sólo mira por sus propios intereses, demostrando que el único objetivo del alcalde es pretender seguir gastando cantidades desorbitadas en campañas destinadas a su propio autobombo mientras se olvida de velar por el bienestar de todos los algecireños, y que la única preocupación del portavoz de Cs es cobrar su paguita a final de mes y la del cargo de confianza mejor pagado del consistorio algecireño.

Y lo más preocupante es que los ciudadanos se siguen comportando como meros espectadores ante tan dantesco espectáculo, en pleno repunte de la pandemia que está agravando la crisis económica y social generada por el coronavirus.

No podemos quedarnos con los brazos cruzados ante la incompetencia de los dirigentes políticos que está llegando a unos niveles preocupantes, debemos exigirles que estén a la altura de las circunstancias y que busquen solución a la difícil situación que están viviendo numerosas familias algecireñas tras la aparición del Covid-19.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on print
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on print

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

once − 6 =

Ir arriba