‘Lotería de Navidad y juegos irresponsables’

Artículo de opinión realizado por Rafael Fenoy Rico
Rafael Fenoy / Foto: AAM

Que es tiempo de Navidad ya es de dominio público y que se avecinan comidas o cenas, encuentro entre personas compañeras de trabajo, amigas, familiares, es una evidencia. Ya comenzaron las reservas en restaurantes y locales, y todas las fechas se van cubriendo. Vuelve a estar presente el regalo para familiares y amistades. Toca buscar el detalle oportuno y hay que darles vueltas a la imaginación y la memoria para acertar, no repetir…

Y cuando parece que no hay nada que regalar, surge un imprevisto y hay que ir con prisas a conseguirlo. ¡En fin, tiempo navideño! De hecho, se regala bastante la lotería del 22 de diciembre, que por cierto está a la venta desde el verano. Esa que toca, según dicen, a algunas de las personas que juegan. Esa que reparte en premios más que ninguna otra, eso dicen, nada menos que el 70% de lo recaudado. ¿Mucho? ¿Poco? En 2021 las cuentas, previas al sorteo, eran las siguientes: Se ponen a la venta nada más y nada menos que 172 millones de decimos, ya que de cada uno de los 100 mil números se generan 172 series y cada serie se fracciona en 10 décimos. De venderse todo el “papel” se obtendrían 3440 millones de euros, ¡en un solo sorteo!, ya que cada uno, de estos 172 millones de decimos, cuesta 20 euros. S

i todas las personas obtuvieran premios, contando con el dinero vuelto, se repartirían 2408 millones de euros que equivale al 70% de lo recaudado. Con el resto se debe atender los gastos que el negocio genera. Loterías del Estado debe hacer frente a la gestión de su estructura, debe abonar a cada administración de lotería el 4% de cada décimo vendido, (si son los otros sorteos bonoloto, primitiva…, el 5,5%), y una comisión que varía del 2,5 a 1,25 %del valor premio que se cobre. Brindar con champaña cuando toca premio parece evidente por parte de quien compró y de quien vendió. A las ganancias, de la lotería navideña, se van sumando las que semana a semana se han ido generando, llegando los ingresos de la Sociedad Estatal de Loterías y Apuestas del Estado (SELAE) en 2021 a más de 9300 millones de euros.

Evidentemente la inmensa mayoría de quienes juegan pierden, porque los premios se acumulan en muchísimas menos manos que las que soltaron el dinero para adquirir los números “no agraciados”. Y es que los Juegos, todos, son un timo porque quien los promueve “juega con infinita ventaja”, ya que todo juego con dineros está previamente calculado para que quien juega pierda. Mi padre relataba un refrán, que le enseñó su madre, que decía: Quien juega por obligación pierde por necesidad. Y, siendo verdad, tendría que ampliarse su significado ya que toda ganancia supone que otras personas sufran pérdidas. Evidentemente la filosofía del juego es coherente con la del propio sistema económico desde donde se promueve, convirtiéndose en una forma más de acumulación de riqueza. Hace falta que existan necesidades económicas para que se estimule el afán de jugar con la vana ilusión de “ganar”, aunque las ganancias sean a costa de quien necesariamente pierde.

Y funciona igualmente la mágica “suerte” esperada por quienes confían en promesas, el destino o sueños con los números ganadores. También se proyecta la ilusión de un cierto valor social. Porque esta sociedad de titularidad pública dependiente del gobierno de España, dedica algunos pocos millones a ayudar a entidades como Cruz Roja que, en 2016, recibió 15 millones de euros o a la Asociación Española Contra el Cáncer que en ese año recibió algo más de 3 millones de euros. Además de otras aportaciones, pequeñas en relación al volumen ingresado, ¿No debería ser el Estado el que ayudase a estas u otras ONGs? También dedica recursos (no publicitados) para el Colegio de San Ildefonso, del que salen las niñas y niños “cantores” en el sorteo navideño. También, según recoge su web, impulsa el deporte limpio o promocionando los valores del deporte español.” Mediante acuerdos con diversas instituciones deportivas. Por ejemplo, aportó 48 mil euros a los desayunos de la agencia Europa Press.

No queda aquí la cosa, ya que la SELAE publicita un decálogo de consejos que encabeza este texto: “Recuerda que tienes que jugar con sentido común y con responsabilidad, para asegurarte de que el juego sea siempre un entretenimiento”: Que debe ser un entretenimiento; que puedes perder; que no gastes más de lo que puedas permitirte; fíjate un presupuesto; nunca pidas dinero prestado; no juegues para recuperar lo perdido; modera el tiempo que dedicas; que no interfiera en tu profesión o en tus responsabilidades cotidianas: que no afecte a tu vida familiar y, por último, si el jugar te produce estrés deberías dejar de jugar. Todo ello bajo el concepto de Juego Responsable. ¡Eso sí no pares de jugar! ¿Educación en Valores para evitar los juegos de apuestas?

La SELAE se dota de unos “principios”, entre los que se encuentra el fomento de investigaciones “con el fin de contribuir a la comprensión por la sociedad del impacto social del juego” y el fomento de “la integridad y la colaboración en la lucha contra el juego ilegal”. De estudios o investigaciones se conoce el anuario del juego en España de 2020, realizado por el Instituto de Política y Gobernanza de la Universidad Carlos III y el Consejo empresarial del Juego, enmarcado en la debacle que para este sector supuso el COVID. De la SELAE se conocen dos informes uno de 2013 y otro de 2019. Todos ellos dirigidos a quienes hacen negocio con las pérdidas de quienes juegan. En matemáticas se calcula la probabilidad de que toque y se denominada esperanza. Según Ismael de la Cruz, consultor colaborador de prensa económica, en el sorteo navideño la probabilidad de perder es del 86% y la probabilidad de que un número sea el Gordo es de 1 entre 100.000.

Recuperar el dinero jugado es del 9%. Y si se consideran los cálculos en otros juegos, que dicen son de azar, esa esperanza es ínfima. Añádase al panorama los casinos, maquinas, que en castizo se califican de “traga perras” o salones de juego. Con estas casi inexistentes probabilidades de obtener premio, cuando es posible calcularla, ¿se puede hablar de “juego responsable”? ¿Sería responsable por parte del Estado no invitar a jugar? ¿Recibirán la infancia y la juventud una formación crítica sobre los juegos? 

Comparte este artículo

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
Compartir en telegram
Noticias con rigor
FELIZ NAVIDAD APBA
publicidad