‘Un castigo inmerecido del alcalde de Algeciras’

Artículo de opinión realizado por Rómulo Domínguez, actual presidente de la FAVA
Rómulo Domínguez / Foto: AAM

Parece que al alcalde José Ignacio Landaluce no le basta con sufrir una supuesta indiferencia por parte de la ministra de transportes del gobierno central para empatizar con la Federación de Asociaciones de Vecinos de Algeciras (FAVA). Pues, sencillamente, él está haciendo lo mismo.

Desde la FAVA, se ha solicitado una reunión con Landaluce para tratar diferentes problemáticas de las barriadas algecireñas y se ha obtenido la callada por repuesta. Se ha intentado contactar con el alcalde para solicitar esta reunion mediante tres escritos por sede electrónica, mediante un mensaje a su teléfono personal, a través de su gabinete de alcaldía, a través del concejal de participación ciudadana, Jorge Juliá, e incluso parándole por las calles de nuestra ciudad. Pero no ha habido forma de dialogar con él. Definitivamente, como bien dice nuestro sabio refranero español, «consejos vendo que para mi no tengo».

Y, al parecer, no solo la FAVA sufre esta indiferencia por parte de nuestro primer edil, puesto que tenemos conocimiento de que la Asociación de Vecinos de San José Artesano también ha intentado solicitar una reunión con el alcalde y ésta tampoco ha podido materializarse. La Federación sigue con ganas de trabajar por la mejora y el bienestar de los vecinos pero Landaluce, en los once años de gobierno popular en nuestra ciudad, no ha sido capaz de otorgarle un local en el que recibir a los algecireños que también se preocupan por el presente y el futuro de Algeciras y quieren hacernos llegar sus inquietudes, así como a nuestras asociaciones vecinales inscritas.

¿Acaso a Landaluce no le importa lo que tienen que decir sus vecinos? Y si es así, ¿por qué no les facilita un lugar de encuentro y participación?
Queremos reunirnos con nuestro alcalde porque nos preocupa y nos duele Algeciras. Queremos saber el coste de las rotondas gemelas así como el de la rotonda con el ejemplar ceiba ubicada junto al CEIP Mediterráneo en la barriada de San José Artesano. Queremos saberlo porque los algecireños tienen derecho a saber en qué se invierten los impuestos que pagan. Queremos saber por qué la limpieza de las barriadas es tan lamentable, por qué la inmensa mayoría de contenedores tienen rotos los pedales y no se reponen, por qué muchas calles están llenas de maleza, por qué no empiezan las obras del hospital materno-infantil, por qué no empieza a llevarse a cabo la segunda fase del colector de La Cuesta del Rayo…

También, queremos saber dónde está la estatua de Almanzor, patrimonio de todos los algecireños, y cuándo se va a colocar el monumento a Blas Infante en el lugar que le corresponde. En definitiva, por qué se ha convertido Algeciras en una ciudad sucia y triste. Sí, señor Landaluce, triste porque la juventud se ve obligada en verano a irse a Tarifa, ya que la oferta de ocio en nuestra ciudad es escasa e insuficiente. ¿De verdad usted cree que la Algeciras Capital que usted vende se corresponde con la realidad? La respuesta es evidente: no. Podríamos seguir enumerando las numerosas deficiencias en acerado, jardines, presencia policial… Pero posiblemente este artículo sería interminable.
Para terminar, señor Landaluce, queremos recordarle que el movimiento vecinal es altruista y usted y su equipo de gobierno cobra religiosamente todos los meses. Por tanto, es su obligación escuchar a sus vecinos y estar al servicio de la ciudadanía. Y si no está dispuesto, sencillamente deje paso y cierre al salir porque Algeciras y los algecireños se merecen a un alcalde que viva por y para su ciudad.

Comparte este artículo

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Noticias con rigor
JORNADAS AGENDA URBANA
publicidad