‘Voto útil andaluz, Cádiz también existe’

Artículo de opinión realizado por Rafael Fenoy Rico
Rafael Fenoy / Foto: AAM

Ya están aquí, las tan anunciadas, las tan publicitadas, las tan esperadas ELECCIONES. Quedan días y ya comenzó la CAMPAÑA electoral. Este “inicio” de campaña se ha notado poco, muy poco. No sólo porque desde el anuncio el día siguiente al 28 de mayo se puso en marcha la PRECAMPAÑA, sino porque, desde hace bastantes años, los partidos políticos se han programado en modo CAMPAÑA permanentemente. Esta situación es la que explica que todo lo que se ha venido diciendo en la precampaña suene a lo que se ha venido escuchando toda esta legislatura.

En síntesis, desde las derechas: Derrotemos al “sanchismo”, derogando todas las leyes de esta legislatura especialmente temas aumento edad jubilación, reducir el Salario Mínimo Interprofesional, negando la violencia de género, reduciendo impuestos a ricos, eléctricas, bancos… Por otro lado, desde las Izquierdas resumiendo: Defendemos nuestras “conquistas”. De momento, aunque queda algo de tiempo, ni una sola propuesta “razonable” de avance en derechos sociales, económicos o políticos. El binomio derecha-izquierda se maneja en torno a derogar lo aprobado o mantenerlo y esa sería la conclusión después del 23J.

-¡Ah! Se olvidaba aquello del VOTO UTIL. Sí, porque ¿Qué es el Voto Útil? Por definición aquel que tiene alguna incidencia en que se obtenga un escaño tal o cual fuerza política. Y si cada persona tiene derecho al voto ¿Por qué el voto de una sola persona puede no tener valor alguno? Para eso hay que meterse con la ley de OHM. -¡Si! una formula matemática que permite “rebañar” escaños desechando los “restos” de votos que juntados no llegan al número necesario para que se atribuya un escaño a uno u otro partido. Hay quienes entienden que esto de la ley de OHM es un auténtico timo. Hay quienes defienden el sistema porque de esta forma se equilibra lo que ellos llaman “representación territorial” en sede parlamentaria. Un ejemplo permitirá dimensionar el desequilibrio electoral territorial: La provincia de Zamora tiene una circunscripción electoral con 174 mil habitantes y 248 municipios.

El número de personas inscritas en el censo electoral entre electores residentes y electores ausentes en el extranjero, supone un total de 163 mil. Lo que significa que la población en edad de no votar (menores de 18 años) es de algo más de 11 mil personas. Una muestra más de la despoblación de determinados territorios españoles. Las 163 mil personas pueden elegir a 7 personas: 3 diputadas/os y 4 senadores/as. Para tener una referencia cercana del enorme desequilibrio se puede comparar estos datos con los de la provincia de Cádiz, que tiene una circunscripción electoral con 1 millón 247 mil habitantes y sólo 45 municipios. El número de personas inscritas en el censo electoral son, entre electores residentes y electores ausentes en el extranjero, un total de 1 millón casi 20 mil. Lo que significa que la población en edad de no votar (menores de 18 años) es de casi 230 mil, 20 veces mayor que la de Zamora. Y todas estas personas pueden elegir a 13 personas: 9 diputadas/os y 4 senadores/as. Resumiendo: 47 mil zamoranos pueden elegir un diputado. En Cádiz para eso se precisan 113 mil ¿Razonable?

En Zamora 35 mil personas, puede elegir un/a senador/a. En Cádiz se necesitan 254 mil ¿Equitativo? Y luego alguien se asombra de la tasa de abstencionismo sea en Zamora del 30,25% en Cádiz del 43,5%. Si se analizan los datos de Teruel similares a los de Zamora, con algo más de 100 mil votantes, encontramos una gran diferencia. Las gentes turolenses se dieron cuenta de que había que llevar al parlamento directamente a Teruel y por eso “Teruel Existe” ha permitido visualizar a las gentes de esa provincia en sede parlamentaria, llegando a protagonizar pactos y acuerdos de indudable importancia para España y mucho más para Teruel. A la vista de estos datos es evidente que las gentes andaluzas están negativamente discriminadas, no sólo, pero también en materia electoral, con respecto al resto de las personas que habitan España. El “eufemístico” slogan una persona un voto se muestra como una enorme mentira, ya que cada persona debería estar igualmente representada en el foro donde de adoptan decisiones que les afectan y es notorio que esto no ocurre.

De ahí la evidente preocupación que muestran los partidos en elecciones por el VOTO UTIL. En esta España donde las grandes leyes llevan décadas de “solera” cada vez se pone más de manifiesto las enormes desigualdades territoriales. En esta España fragmentada, las personas tienen más o menos oportunidades dependiendo de donde les ha tocado vivir. Una España se vacía mientras otra se llena, pero las personas que llenan no traen el “pan debajo del brazo”, sino que al final si son más donde llegan caben a menos. Esto es lo que desgraciadamente ocurre en una Andalucía abandonada en el SUR de esta España, o norte de Marruecos, según se mire, tan “rota” que casi ha dejado de tener sentido hablar de ella. Las Comunidades Autónomas, los Municipios autónomos, han ido fijando sus particulares políticas de impuestos, sus políticas de incentivos a las grandes fortunas, sus políticas sanitarias, educativas, de infraestructuras… y así ser persona española, en muy poco permite equipararse ya que la fragmentación territorial ha deshomologado esa “igualdad” de todas las personas en España.

¡Ser persona andaluza, para que contar! Porque el territorio más empobrecido, más castigado por la inacción de los gobiernos, es esta tierra llamada ANDALUCIA. Que elige a 61 diputados para el Congreso y sólo en 4 ocasiones, en estos 4 largos años, a alguno de ellos se le ocurrió hablar de ELLA. Y de Cádiz ¿Quién se acuerda de Cádiz? Una de las provincias donde hacen falta más votos para elegir un diputado y cuando llegan a la “metrópoli” ¡si te vi no me acuerdo! Por eso este 23J, hay que pensarse bien como utilizar ese “voto útil”. Pareciendo evidente que quienes creen que la mejor opción es VOX, o PP, o PSOE o Sumar utilicen su voto útil para apoyarla. La cartelería electoral de estos no engaña porque lo que proyectan son caras. ¿Y que puede ofrecer una cara? En una canción titulada “Generación”, se dice: “Una cara bonita no vende contenido. Pero aquí estamos para forjar nuestro destino. El de la utopía el de un trabajo digno…”. Y si la oferta es “vota a este partido”, ¿en qué queda el Voto Útil para Andalucía? Toca mirar a la tierra, no a los partidos políticos estatales, sino a quien se compromete con ELLA. A defenderla, a hacerla presente en el Parlamento, en el Senado, a dar la batalla día a día para que ningún poder político o económico se olvide de ANDALUCIA y las gentes que la habitan. Si se mira a la Tierra, y en esta ocasión, sólo en la provincia de Cádiz, el mejor voto útil será por Andalucía. Pudiera ser que el 23 de julio en el parlamento pueda alguien decir: “Cádiz también existe”.

Comparte este artículo

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
Compartir en telegram
Noticias con rigor
UNIVERSIDADES PÚBLICAS
publicidad