El Círculo Sectorial de Medio Ambiente de Podemos del Campo de Gibraltar alerta de que los últimos episodios de contaminación atmosférica por emisión de SO2 en la comarca han provocado una lluvia ácida que no sólo afecta a esta zona, sino que “alcanza el pinsapar del Paraje Natural de Los Reales de Sierra Bermeja”.

Así, explican que dos estudios avalan este efecto, por un lado, el equipo de J.A. Carrera de la Universidad de Jaén, tras analizar los suelos de este pinsapar observa la existencia de anomalías debidas a una saturación de nitrógeno que supera la capacidad de asimilación por parte del ecosistema. Por otro lado, las investigaciones de Liétor Gallego (2001) demuestran que en los pinsapar es de Sierra Bermeja existen concentraciones de nitrógeno en hojas, suelos, raíces,…, y una tasa de circulación de nitrógeno extraordinariamente elevadas.

“Todo apunta a que el origen de estas altas concentraciones de nitrógeno provienen del foco contaminante del Campo de Gibraltar, que son arrastradas con los vientos de poniente”, afirman desde el Círculo Sectorial de Medio Ambiente, que insisten en que “la lluvia ácida es un grave y desconocido problema ambiental y socioeconómico que nos afecta en nuestra comarca y que está propiciando un importante deterioro del medio ambiente y de la salud humana”.

En este sentido, aclaran que la lluvia ácida es una precipitación con un grado de acidez más elevado de lo normal, con un pH entre 4 y 3, e incluso puede llegar a 2 en zonas con alta contaminación (en la lluvia normal el pH esta en torno al 5 o 6). “Los principales agentes causantes de esta acidificación son el dióxido de azufre y los óxidos de nitrógeno, ambos compuestos procedentes de las emisiones de las grandes instalaciones industriales que queman combustibles fósiles, tales como las instaladas en nuestra comarca”.

Sostienen que las investigaciones existentes “han demostrado la conexión entre las industrias del Campo de Gibraltar y los contaminantes depositados en el suelo del pinsapar de Sierra Bermeja. Esto conlleva a una deficiencia nutricional que impide el crecimiento normal de estos árboles y provoca una mayor susceptibilidad a perturbaciones generadas por el clima, enfermedades o insectos, que finalmente acaban causando la muerte, primero de pies aislados y después de amplios rodales de pinsapos”.

“La deficiencia nutricional en ecosistemas sometidos a saturación de nitrógeno origina un aumento de susceptibilidad a perturbaciones (heladas, parásitos, estrés hídrico o nutricional…) y por tanto un aumento de mortalidad”, concluyen.

Desde el Círculo Sectorial de Medio Ambiente de Podemos del Campo de Gibraltar proponen que la solución al problema “pasa necesariamente por la reconversión y la transformación de las instalaciones petroquímicas hacia las producciones de energía en base a fuentes de energía limpias y renovables”.