Acaip denuncia que las mascarillas confiscadas en Jaén venían a Botafuegos en Algeciras

Las comunicaciones íntimas, familiares, de convivencia y orales, suprimidas

Prisión de Botafuegos / Foto: AAM

La sección sindical Acaip-UGT del Centro Penitenciario de Botafuegos, en Algeciras, denuncia en un comunicado que la entrada del Covid-19 en España «ha pillado descolocada» a la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias, a la que reprocha estar «dirigiendo a cámara lenta el rumbo de todas las prisiones del país, perdiendo un tiempo crucial, sin claridad de ideas, sin prepararse para recibir a la enfermedad y sin adoptar medidas extraordinarias de carácter preventivo. Tan solo ha hecho recomendaciones a seguir a todos los establecimientos, entre ellos Botafuegos».

Los representanates sindicales de los funcionarios de prisiones aseguran que no ha sido hasta el pasado fin de semana cuando se han llevado a efecto el primer bloque de medidas por parte de la dirección de la prisión algecireña, siguiendo las órdenes del Ministerio del Interior, y tras atender éste muchos de los escritos, peticiones y quejas aportados por el sindicato Acaip-UGT, suspendiendo «las comunicaciones íntimas, familiares y de convivencia, y más tarde las comunicaciones orales… También se suspenden las visitas, el voluntariado, la entrada de paquetes del exterior, la recogida de dinero en metálico por ventanilla y se aumentan las llamadas telefónicas de 10 a 15 por semana».

Todas estas medidas, que los trabajadores penitenciarios saben que son drásticas, están generando ya, según afirman, «graves problemas», pues «ha sido un fin de semana movido donde se ha palpado la tensión, con peleas, internos aislados, otros que se han autolesionado, a modo de protesta, por no poder comunicar, y todo ello a pesar de la información facilitada a todos los internos».

Según añade el sindicato, se les ha comunicado cómo está la situación, que se ha prohibido visitar también los centros de mayores, hacer velatorios a los difuntos, se han cerrado los centros de día, los centros educativos, etc, todo ello «con el objeto de buscar colaboración para mantener el buen orden y lograr una convivencia ordenada y pacífica de la población reclusa». Sin embargo, los incidentes se han producido, porque «ése es el precio que, sí o sí, pagamos los trabajadores penitenciarios, amén del riesgo inherente al trabajo en una cárcel, y que se amplifica exponencialmente en estas circunstancias».

Además, con la aprobación de una segunda batería de medidas, muchas de ellas reclamadas por Acaip-Ugt Algeciras «desde el minuto 1», desde esta semana ya se aplazan los permisos de salida, se acondicionan galerías en los departamentos de Ingresos y Enfermería para los que regresan de permiso, y también para los ingresos en prisión procedentes del exterior, para pasar la cuarentena; se autoriza la permanencia en celda a los internos que de forma voluntaria así lo soliciten, con el fin de evitar aglomeraciones; se autoriza la flexibilidad horaria o permanencia en vivienda para atender a hijos menores o mayores a cargo; se implantan servicios mínimos de trabajadores para evitar aglomeraciones y se establece un canal informativo directo entre la dirección y los trabajadores penitenciarios.

Material sanitario

«La aparición del Covid-19, ha pillado a los Centros Penitenciarios con unas existencias mínimas de material sanitario, entre otras a nuestra macrocárcel de Botafuegos, con más de 1.300 internos y más de 420 trabajadores», denuncia también el sindicato, explicando que en la prisión de Algeciras se contaba tan sólo con un «pequeño stock» de guantes, mascarillas y batas. «Se han hecho pedidos a la carrera en las últimas fechas, pero éstos no llegan o lo hacen a cuentagotas».

Además, Acaip-UGT denuncia que «a principios de semana, una fábrica de Jaén, por orden del ministerio de Sanidad, remitió el lote de mascarillas disponibles a hospitales de la Comunidad Autónoma de Madrid… parte de esa remesa venía para Botafuegos, y no llegará».

Desde el sindicato Acaip-UGT avisan de que se seguirán interponiendo escritos, quejas y denuncias al Ministerio del Interior, para que «salgan del letargo al que tienen sumidas a las prisiones españolas, adopten medidas preventivas más valientes para contener al Covid-19, y envíen urgentemente equipos de protección individual a las cárceles». Mientras tanto, añaden, los trabajadores penitenciarios «seguiremos cada día entrando en las cárceles, haciendo nuestro trabajo de la forma más profesional y digna posible con los recursos humanos y materiales que están a nuestro alcance».

Donación

Por otro lado, desde el sindicato de los funcionarios de prisiones se quiere agradecer también, públicamente, el gesto del propietario de un negocio de Algeciras, que ha donado 600 mascarillas quirúrgicas tras tener conocimiento de la situación en el centro penitenciario algecireño. «Casualmente, un comerciante de Algeciras, llamado Laida, con su negocio ‘CashAlgeciras’, sito en la avenida Virgen de la Palma, tuvo conocimiento de la falta de recursos sanitarios en la prisión algecireña… Una vez puesto en contacto con el establecimiento penitenciario, ha donado las 600 mascarillas que tenía disponibles en tienda, literalmente ha dicho ‘mi mujer y yo, hemos decidido donar 600 mascarillas quirúrgicas’, ‘éste no es momento para ganar dinero, estamos para ayudarnos, España es nuestro hogar’… Poco más que añadir a esta calidad humana».

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on print
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on print

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

4 × 5 =

Ir arriba