Cáritas atiende a 1.500 familias en Algeciras a través de sus delegaciones

Pro Derechos Humanos en el Campo de Gibraltar, en el Día de la Erradicación de la Pobreza

Responsables de Cáritas Algeciras, durante una reunión en el Ayuntamiento / Foto: AAM

La conmemoración del Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza, una celebración que se remonta al 17 de octubre de 1987. Ese día, más de cien mil personas se congregaron en la plaza del Trocadero, en París, donde en 1948 se había firmado la Declaración Universal de Derechos Humanos, para rendir homenaje a las víctimas de la pobreza extrema, la violencia y el hambre.

Los allí reunidos proclamaron que la pobreza es una violación de los derechos humanos y afirmaron la necesidad de aunar esfuerzos para garantizar su respeto. Estos principios están inscritos en una losa conmemorativa que se descubrió aquel día y de la que se han hecho replicas en otras partes del mundo, incluida una ubicada en el jardín de la Sede de las Naciones Unidas en Nueva York. Desde entonces, personas de toda condición, creencia y origen social se reúnen cada año ante estas placas para renovar su compromiso y mostrar su solidaridad con los pobres.

El 17 de octubre representa, por tanto, una oportunidad para reconocer el esfuerzo y la lucha de las personas que viven en la pobreza, una ocasión para que den a conocer sus problemas y un momento para que ellas mismas sean las primeras en luchar contra la pobreza.

RADIO ALGECIRAS DE LA CADENA SER

Desde Cáritas Algeciras, Miguel Carreño, ha explicado que atienden a más de 1.500 familias en las 16 cáritas existentes en la ciudad. Cáritas cuenta con más de 170 voluntarios en la ciudad.

Desde el Hogar Betania de La Línea, su directora, Begoña Arana, ha resaltado el nivel de pobreza en la zona y la necesidad de ampliar las plazas ya que en la actualidad atienden a 80 personas en el centro residencial (pernoctan en el centro) y más de 240 a diario que acuden para ser atendidos en el comedor, ducha, etc. Son cientos los que requieren la ayuda de Betania, ya que es el único centro de estas características en nuestra comarca.

Betania trabaja los 365 días del año las 24 horas del día.

En Algeciras, Carreño ha destacado la labor del Comedor del Padre Cruceira, que cada día ofrece comida a las personas que acuden hasta este centro de Cáritas, atendido también por un número importante de voluntarios.

Ambos coinciden en devolver una vida digna a estas personas, que hoy en día responden a perfiles particulares, ya que muchas de ellas han perdido su trabajo y se ven obligadas a acudir a estos comedores en busca de ayuda.

Pro Derechos Humanos

Hoy día 17 de octubre, se cumplirán 32 años desde que el padre Joseph Wresinski -una de las primeras personas que puso en evidencia el vínculo directo entre los derechos humanos y la extrema pobreza-, hizo en 1987 un llamamiento para luchar contra esta lacra, animando a conmemorar el Día Mundial para la Superación de la Pobreza Extrema.

Cinco años después, la Asamblea General de Naciones Unidad, inspirada en ese llamamiento, declaró el 17 de octubre como el Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza (resolución 47/196 Documento PDF). «Una de las claves para acabar con la pobreza infantil es hacer frente a la pobreza en el hogar, que suele ser donde se origina. Aunque el acceso a servicios sociales de calidad debe ser una prioridad» decía Antonio Guterres, Secretario General de la ONU. El ejemplo lo tenemos en  muchos hogares de España, donde ha desaparecido el ahorro y ahora se vive de las pensiones de los mayores.

En un mundo caracterizado por un nivel sin precedentes de desarrollo económico, medios tecnológicos y recursos financieros, más de 800 millones de personas aún viven con menos de 1,25 dólares al día, y muchos carecen de acceso a alimentos, agua potable y saneamiento adecuados según los datos del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

Debemos dejar de observar la pobreza exclusivamente como una falta de ingresos. Se trata de un fenómeno multidimensional que comprende además, la falta de las capacidades básicas para vivir con dignidad. La pobreza es en sí misma un problema urgente de derechos humanos, y a la vez es causa y consecuencia de violaciones de estos derechos, pues se caracteriza por vulneraciones múltiples e interconexas de los derechos civiles, políticos, económicos, sociales y culturales.

Los ciudadanos cada día son más pobres, más desiguales, más precarios, más desconfiados y menos demócratas, porque las personas que viven en la pobreza se ven expuestas regularmente a la denegación de su dignidad e igualdad. Reducir la pobreza y erradicarla es una obligación de todas las sociedades, porque la crisis no es agua pasada. Qué podemos hacer con los que se han convertido en parados estructurales o con los jóvenes que entran ya en el sistema de forma precaria (un cuarto por ciento de la población). Estos son factores que han transformado el ADN de nuestra sociedad y que debemos cambiar entre todos.

Ya no tienen credibilidad los gobiernos europeos que desde el poder sostienen que la crisis ha acabado y entramos en recuperación, porque nadie se lo cree. Los ciudadanos nos hemos vuelto más desconfiados, porque no se puede ser ciudadano político si no tienes aseguradas ciertas condiciones de vida. Así que ha llegado la hora de luchar contra la pobreza defendiendo la idea de ser ciudadanos con derechos civiles, políticos, económicos, sociales y culturales. Todos. Hablamos de hacer realidad la Declaración Universal de los Derechos Humanos de 1948. Hablamos de defender un concepto de ciudadanía creado en los años 50 del siglo pasado.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on print
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on print

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

diecisiete − 1 =

Ir arriba