CCOO ha denunciado que en la campaña que, de forma interesada, pretende vincular el incremento del Salario Mínimo interprofesional a la reducción de empleo algunas empresas han visto la oportunidad de utilizarla para, contraviniendo la legislación, recortar derechos de los trabajadores.

En algunos casos de los detectados por este sindicato, los responsables de las empresas han procedido a rebajar la jornada laboral por la que cotizan a los trabajadores, mientras la jornada real continúa siendo la misma y el salario se mantiene por debajo del SMI. “Este tipo de prácticas fraudulentas deben ser una prioridad en la actuación de la Inspección de Trabajo y en esa línea se lo hemos reclamado desde CCOO”.

De igual manera, este sindicato ha denunciado que otras empresa han utilizado esta situación generada por la campaña contra el incremento de salario mínimo para justificar lo que no son más que incumplimientos flagrante de los convenios colectivos de aplicación; esto es, justifican un cambio de las condiciones de trabajo amparándose en el incremento del SMI, cuando el convenio colectivo está por encima de este.

Desde CCOO ilustraban esta situación haciéndose eco de lo ocurrido en el Club Altés, entidad vinculada al Opus Dei, en la que esta entidad está pretendiendo rebajar la jornada cotizada a su personal de limpieza, justificándola en el incremento registrado en el SMI, cuando este nada tiene que ver con la regulación del salario de estas trabajadoras que se rigen por el convenio de limpieza.

“Resulta lamentable la degradación del mercado laboral que algunas empresa están protagonizando, por lo que consideramos necesario reforzar los mecanismos de acción inspectora de la autoridad laboral” sostenía el secretario comarcal de CCOO, Manuel Triano.