Cepsa aumentará un 50% la circularidad de sus residuos en 2030

La compañía se compromete a maximizar el uso de materiales renovables y circulares
Fábrica de Cepsa. / FOTO: FC

Cepsa ha anunciado hoy sus nuevos objetivos de economía circular para 2030, avanzando en su estrategia ‘Positive Motion’ para convertirse en líder en movilidad sostenible en España y Portugal y referente en la transición energética.

La compañía se compromete a aumentar la circularidad de los residuos procedentes de sus operaciones en un 50 % para 2030 (frente a 2019), lo que supondrá minimizar, reciclar y valorizar 8000 toneladas en sus grandes centros industriales en Andalucía.

Este nuevo compromiso de Cepsa es uno de los más ambiciosos del sector energético, que la compañía impulsará mediante la utilización de nuevas tecnologías, el desarrollo de proyectos para el coprocesamiento de residuos y la identificación de sinergias con otras empresas para impulsar la simbiosis industrial.

Asimismo, la compañía aprovechará su enfoque hacia el residuo cero y su conocimiento de la industria para maximizar el uso de los residuos como materia prima, a través de soluciones sostenibles; y sustituirá de forma progresiva las fuentes fósiles en los productos que comercializa, introduciendo materias renovables y recicladas.

Mar Perrote, directora de HSEQ de Cepsa, ha destacado: “Los compromisos de economía circular que hoy presentamos nos permitirán avanzar hacia un modelo de negocio de residuo cero, mediante el desarrollo de soluciones más sostenibles: reduciendo la generación de residuos en nuestras operaciones e impulsando la simbiosis industrial para dar una segunda vida a materias primas que antes eran desechadas. Sin duda, estos compromisos nos ayudarán a avanzar en nuestra estrategia ‘Positive Motion’ para 2030”.

La nueva estrategia de transformación de la compañía, lanzada en 2022, tiene como objetivo apoyar a los clientes de Cepsa en su proceso de descarbonización. Para ello, la compañía se fijó el ambicioso objetivo de reducir la intensidad de carbono de sus productos comercializados entre un 15 % y un 20 % en esta década, como parte de su hoja de ruta hacia las cero emisiones netas (net zero). En este sentido, la economía circular es una palanca clave para que Cepsa alcance los objetivos de su estrategia ‘Positive Motion’.

Una segunda vida a residuos y aguas residuales

Por medio de este acuerdo, Cepsa también producirá hidrógeno verde a partir de aguas residuales, evitando su vertido al mar. Es un proyecto que desarrollará en su Parque Energético San Roque, y que repercutirá de forma muy positiva en la disponibilidad de agua potable. Lo que demuestra el compromiso de la compañía con el objetivo que se fijó el año pasado, para reducir en un 20 % la captación de agua dulce en zonas de estrés hídrico para 2025.

Maximizar el uso de materiales renovables y circulares

Cepsa maximizará el uso de los residuos propios y de terceros como materia prima, dándoles una segunda vida. Un ejemplo de ello es el reciente acuerdo de la compañía con Aguas y Servicios del Campo de Gibraltar (Arcgisa), para el impulso de acciones vinculadas con la economía circular que afectan a los residuos urbanos. En concreto, esta colaboración está orientada a la valorización y recuperación de desechos orgánicos, aceites usados de origen doméstico, lodos biológicos, y así como otros residuos provenientes de las instalaciones que gestiona Arcgisa.

Progresivamente, la compañía sustituirá las materias primas fósiles por fuentes renovables y recicladas. La compañía se compromete a aumentar la proporción de materias primas renovables y circulares en sus Parques Energéticos hasta el 15 % para 2030. Esto supondrá la utilización de 2,8 millones de toneladas de materias primas para 2030, de las cuales el 75 % serán de segunda generación (2G) y otros residuos que, de otro modo, serían desechados.

Además, para 2030, Cepsa liderará la producción de biocombustibles, como diésel renovable y
combustible sostenible para la aviación (SAF), producidos a partir de materias primas de segunda generación (residuos orgánicos, aceites usados de cocina o desechos agrícolas, entre otros).

Un ejemplo de este tipo de soluciones es la producción de SAF a partir de desechos agrícolas que ha producido Cepsa, con el que más de 220 vuelos partieron del aeropuerto de Sevilla el pasado mes de diciembre, evitando la emisión de más de 200 toneladas de CO2.

Comparte este artículo

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
Compartir en telegram
Noticias con rigor
28 DE FEBRERO DÍA DE ANDALUCÍA
publicidad