CGT informa que Dulcinea encadena cinco meses de impagos en Algeciras

Las trabajadoras retoman las protestas ante la falta de respuesta de empresa y administraciones

Protesta de Dulcinea / Foto: CGT

La Confederación General de Trabajadores (CGT) del Campo de Gibraltar denuncia que las trabajadoras de la Empresa Dulcinea Nutrición S.L. de los acuartelamientos de Algeciras, San Fernando y San Roque llevan más de cinco meses sin cobrar

La central sindical CGT denuncia la precariedad laboral de las trabajadoras de la Empresa Dulcinea Nutrición S.L. que trabajan en los acuartelamientos de Algeciras, San Roque y San Fernando, «entre la corrupción e irregularidades del Estado monárquico español, la familia Franco, el propio Ministerio de Defensa, los gusanos en la comida de los cadetes del cuartel de Camposoto destapadas por un conocido programa de televisión, impagos a Seguridad Social y de nóminas y esquirolaje externo por parte de la citada empresa durante la huelga indefinida de las trabajadoras de San Roque y San Fernando convocada por este sindicato», señala.

Debido a esta situación insufrible,  las cocineras de San Fernando y San Roque se han concentrado el viernes 13 de diciembre a las puertas del cuartel de  Camposoto,  San Fernando, donde también acuden unos 800 cadetes o alumnos para hacer la instrucción y formar parte del Ejército Español pertenecientes al  Centro de Formación de Tropa Número 2 (CEFOT 2), cuya vida castrense consta de una primera fase de formación militar general y, tras la jura de bandera, una segunda fase de formación centrada ya en las especialidades elegida por cada alumno.

Los trabajadores de San Fernando y San Roque no accedían a las instalaciones para prestar el servicio de comedor desde el 1 de octubre al no cobrar desde hace meses varias nóminas el contrato de Defensa con Dulcinea. El sindicato CGT OO.VV del Campo de Gibraltar ya explicó que los trabajadores  solamente  acudían a la entrada del cuartel solamente para firmar cuando los mandos militares en Sevilla ordenaron que se prohibiera la entrada de las trabajadoras a sus puestos de trabajo en los cuarteles por la deuda que Dulcinea Nutrición S.L mantiene con la Seguridad Social.

El conflicto en el acuartelamiento de Camposanto también vino tras la polémica surgida a principios de este año por la calidad de la comida que servía Dulcinea Nutrición a los militares en formación que se ubican allí. Fue en febrero cuando salió a la luz que en la comida del menú que preparaban había decenas de gusanos.

Por otra parte, varias empresas están interesadas en ser la concesionaria de los comedores y cocina de los cuarteles del Ministerio de Defensa, pero en cuanto ven la precaria situación que hay en Dulcinea se echan hacia atrás en sus pretensiones. La ley prevé en el artículo 211 de la Ley de Contratos del Sector Público la rescisión de los contratos por impago a los trabajadores, pero, sin embargo, ninguna Administración ha hecho uso de esta posibilidad todavía para salvar a los trabajadores de Dulcinea S.L. mediante subrogación, una empresa que está bajo el accionariado de la familia Franco. La familia Franco posee un 17 por ciento de participación de la empresa sita en Puerto Llano, Ciudad Real. El contrato fue adjudicado por 1.752.000 euros.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on print
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on print

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

diecinueve + 18 =

Ir arriba