Denuncian el catering que reciben las guardias de los centros de salud de Algeciras

El sindicato recogió firmas en junio sin recibir respuesta alguna
Centro de salud de Menéndez Tolosa / Foto: AAM

El sector de Sanidad de CSIF Cádiz quiere denunciar públicamente el “lamentable servicio de catering” que recibe el personal de urgencias, que realizan guardias de 24 horas, en los centros de salud del Área Sanitaria Campo de Gibraltar-Oeste (Algeciras, Tarifa y Los Barrios).

El pasado mes de junio, el sindicato recogió decenas de firmas de trabajadores de dichos centros de salud para protestar por la baja calidad del servicio y las aportó junto a un escrito de denuncia remitido a la dirección-gerencia del área sanitaria. Sin embargo, a día de hoy, ni ha habido respuesta ni ningún cambio en dicho servicio.

Tal y como se quejan los profesionales, las raciones que reciben son “escasas, tienen un aporte nutricional bajísimo (solo hay que ver los ingredientes que aparecen en las etiquetas) y, en multitud de ocasiones, los alimentos llegan en mal estado”, apuntan desde CSIF. “Nos encontramos muchas veces con frutas podridas, comidas agrias y mal elaboradas”, insisten desde el sindicato.

Las categorías que realizan guardias de 24 horas en las urgencias de los centros de Atención Primaria (médicos, enfermeras y celadores-conductores) no pueden salir del centro durante toda la jornada, por lo que están obligados a recurrir a este servicio de catering. Además, a juicio de CSIF, “a esto hay sumar la sobrecarga de trabajo que asumen estos profesionales durante sus guardias, ante la escasez de personal y el aumento de la población que registra la comarca en temporada estival”.

CSIF espera que la Administración sanitaria (que es quien paga) controle y presione a la empresa Los Billares, encargada del servicio, para que la alimentación de estos profesionales mientras están de guardia sea la más adecuada.

Comparte este artículo

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
Compartir en telegram
Noticias con rigor
UNIVERSIDADES PÚBLICAS
publicidad