Ecologistas critican la concesión de la Bandera Azul a la playa de Getares

Los grupos entienden que las pérdidas de arena y las soluciones artificiales desacreditan el distintivo

Playa de Getares / Foto: AAM

Ecologistas en Acción de Cádiz vuelve a resaltar la insolvencia de las banderas azules, ya que considera que hay playas que tienen este reconocimiento que no lo merecen. La organización ecologista cree que no se reúnen los requisitos mínimos de rigor, solvencia e independencia, por lo que cree que son galardones “fraudulentos enfocados a resaltar el reclamo turístico de las playas elegidas”.

Esta concesión se creó en 1985 para certificar puertos deportivos en Francia y se amplió en 1987 a playas y puertos de toda Europa, con la subvención de la Comisión Europea. ADEAC (Asociación de Educación Ambiental y del Consumidor) es la asociación que gestiona las banderas en España, pero nadie fuera de nuestro país da un valor especial a estas banderas, porque no es un sello que un turista asocie a excelencia y ni siquiera ya la Unión Europea lo apoya. “Las banderas azules hace tiempo que no tienen ningún aval técnico, ni científico, ni administrativo de la UE; son promovidas por un conjunto de asociaciones privadas ligadas a las empresas turísticas. La acumulación de fraudes y denuncias en su obtención hizo que la Comisión Europea les retirase el apoyo económico y se desmarcase de la campaña”, apunta Ecologistas.

La organización señala que los premios de bandera azul sólo indica la existencia de servicios para los bañistas, pero no reconocen una verdadera gestión ambiental y conservación de estos frágiles sistemas costeros. Este tipo de premios no deben exhibirse como ecoetiquetas, sino como meros distintivos de calidad de servicios ofrecidos a los bañistas en playas artificiales y urbanas.

Como ejemplo de incoherencia y falta de rigor en esta concesión, este año, al igual que en 2019, hay playas gaditanas con banderas azules que no debieran exhibir este galardón, según Ecologistas en Acción. La organización cree que La Costilla y Chorrillo, en Rota, por el vertido descontrolado de aguas fecales en la misma playa; Fuentebravía, en El Puerto, por haber construido edificaciones en la misma playa y tenerse que alimentar de arena de forma artificial; La Barrosa, en Chiclana, por el desparrame urbanístico que arrastra este municipio; Getares, en Algeciras, porque sufre una crónica pérdida de arena, siendo realimentada artificialmente; y Torreguadiaro, en San Roque, porque sus efluentes van a la depuradora de Sotogrande, son las playas que no deberían tener este distintivo.

Debido al confinamiento obligado por la alerta sanitaria del Covid-19, este año Ecologistas en Acción de Andalucía no ha podido presentar el informe anual de Banderas Negras. No obstante, sí se han resaltado dos municipios por provincia como más relevantes, que en el caso de la costa gaditana han sido: Barbate, por la pésima depuración de sus aguas residuales, y Tarifa, por la amenaza urbanística incesante.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on print
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on print

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

ocho + catorce =

Ir arriba