El algecireño Erasmo Fenoy recibe el Premio de Fotoperiodismo 2024

Fenoy ha reflexionado sobre su profesión tras la irrupción de las nuevas tecnologías
Entrega del premio. / FOTO: EFE

La Asociación Profesional de Fotoperiodistas de Aragón ha distinguido con su Premio de Fotoperiodismo 2024 al fotógrafo Erasmo Fenoy Núñez por las impactantes imágenes capturadas con su cámara a lo largo de quince años para mostrar la lucha contra el narcotráfico en el Campo de Gibraltar y la imbricación de la población con el narco.

El galardón ha sido entregado durante el transcurso de una rueda de prensa en la que han tomado parte el responsable de la Fundación Caja Rural Aragón, entidad patrocinadora, Íñigo Martínez, y el presidente de la asociación de fotoperiodistas aragoneses, Javier Cebollada, que ha destacado la calidad de los casi siete mil trabajos presentados al concurso.

En su intervención a la hora de recoger el premio, Erasmo Fenoy, ha reflexionado sobre su profesión tras la irrupción de las nuevas tecnologías y sobre la necesidad de un fotoperiodismo como «un contrapunto pausado, reflexivo y analítico de la realidad informativo, hasta hacerse fundamental para entender este mundo tan complejo en continua transformación».

Fenoy, periodista gráfico del diario web ‘Europa Sur’, ha descrito la situación actual en el Campo de Gibraltar, que ha relacionado con una evolución histórica vinculada al Peñón y a la proximidad de las costas gaditanas con Marruecos, principal productor en la actualidad, ha añadido, de marihuana.

Una evolución histórica, ha destacado, que fomentó la aparición, durante la Guerra Civil, de muchas «cooperativas de transporte» ilegales (como él prefiere llamar a las mafias) dedicadas entonces al contrabando de azúcar, cacao, alcohol o carne y ahora a un negocio más lucrativa como la droga, incluida la cocaína.

Ha explicado que la «empatía» de los habitantes de las poblaciones del Campo de Gibraltar con el narco de deriva del «abandono» histórico de la zona por parte del Estado y la sensación de que la ley no alcanzaba a esta actividad.

«¿Qué ocurre? pues que al final, con el paso de los siglos y la falta de presencia de las administraciones y de cierto control sobre la zona ha provocado una empatía en ciertos sectores sociales en los que la falta de un Estado que nunca ha estado presente, ha hecho que tengas simpatía por el que te da de comer», ha añadido el galardonado.

Tras hacer referencia a anécdotas como la de un amigo dedicado al narco que pidió a un médico de atención primaria de la zona que le hiciera una baja para justificar ante uno de sus jefes su ausencia durante un noche, ha destacado que la presión de la Fuerzas de Seguridad y la caída progresiva de las personas más mayores dedicadas a esta labor, ha forzado a las mafias a captar gente más joven, «con menos formación, menos experiencia y un poco más locos».

Una situación, ha explicado, que genera un problema de seguridad tanto para los integrantes de los Cuerpos de Seguridad desplegados en la zona como para los propios habitantes de estas poblaciones costeras.

Comparte este artículo

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
Compartir en telegram
Noticias con rigor
UNIVERSIDADES PÚBLICAS
publicidad