El buque ‘Open Arms’, embarcación de la ONG Proactiva Open Arms, en el que viajan 87 inmigrantes y refugiados rescatados en aguas del Mediterráneo frente a las costas de Libia, ha llegado este jueves al puerto de San Roque en torno a las 8.45 horas, aunque no ha atracado en tierra hasta las 9.22 horas.

Entre los 87 inmigrantes se encuentran un total de 12 menores, de los que seis, además, no están acompañados. De estos últimos, cinco son de Sudán y uno de Gambia.

Alguno de los inmigrantes que han llegado en esta embarcación portaba una pequeña pancarta en la que reza ‘Gracias España’ con un corazón.

La embarcación está desembarcando a los migrantes en el muelle de Crinavis, unas dependencias que la Autoridad Portuaria Bahía de Algeciras (APBA) posee en el término municipal de San Roque, y donde el Gobierno central ha instalado un Centro de Atención Temporal de Extranjeros (CATE), que entra este jueves en funcionamiento.

En el citado muelle Cruz Roja tiene un Equipo de Respuesta Inmediata en Emergencias (ERIE) compuesto por unas 30 personas que les ofrecerán las primeras atenciones médicas. Asimismo, en el muelle se encuentra un dispositivo formado por miembros de Guardia Civil, Policía Nacional y entidades como Acnur o CEAR.

Misma atención que los rescatados de pateras

Los rescatados por el Open Arms recibirán el mismo protocolo de recepción que los cientos de inmigrantes que prácticamente a diario son rescatados de pateras frente a las costas andaluzas -este miércoles 75 en el Estrecho y este martes 415 en Alborán-. De este modo, no obtendrán ningún permiso especial de carácter humanitario, como sí que ocurriera con los del Aquarius.

Antes de que bajen al muelle los migrantes, está previsto que las autoridades sanitarias suban al barco para comprobar el estado de salud de los rescatados. Tras un primer triaje sanitario por parte de Cruz Roja, comenzará el desembarco, que según fuentes de la ONG, se desarrollará en unas cuatro horas.

A continuación, pasarán a disposición policial para su identificación en el CATE de Crinavis y, finalmente, pasarán a la Fase de Estabilización y Derivación en el nuevo Centro de Acogida, Emergencia y Derivación de Chiclana.

El nuevo CATE cuenta con unas instalaciones que permiten que se les preste a los inmigrantes atención individualizada, con zonas de asistencia sanitaria, de aislamiento médico y para identificación a cargo de especialistas de extranjería y de manutención, según ha informado el Ministerio del Interior. También dispone de habitaciones diferenciadas para hombres, mujeres y menores.

Una semana de viaje

La ONG Proactiva Open Arms no consiguió el jueves pasado que Italia le asignara un puerto para desembarcar a los inmigrantes, por lo que recurrió al Centro Nacional de Coordinación de Salvamento Marítimo de España, ya que se trata de un buque con pabellón español. Así, se le asignó este puerto gaditano porque se considera que es el que mejor preparado está para recibir a los inmigrantes.

Desde ‘Proactiva Open Arms’ han agradecido que el Gobierno central le haya ofrecido Algeciras como puerto seguro para el desembarco de estos 87 inmigrantes si bien han indicado que “lo ideal hubiera sido ir a otro puerto más cercano a la posición en la que estábamos”.

Desde el Ejecutivo han aseverado que no habrá ningún representante del Gobierno en el momento del desembarco, al igual que tampoco hubo en anteriores llegadas del ‘Open Arms’. El buque de rescate ha desembarcado en puertos españoles en dos ocasiones durante este verano con personas rescatadas en aguas del Mediterráneo, tras recibir luz verde del Ejecutivo de Pedro Sánchez.

El pasado 4 de julio llegó a Barcelona con 60 migrantes a bordo y el 21 desembarcó en el puerto de Palma a una mujer de Camerún y a los cadáveres de una mujer y un niño. Esta será la tercera vez que este verano atraca en un puerto español.