Estudiantes se concentran contra las casas de apuestas abiertas en la ciudad

La plataforma considera que esos establecimientos son una amenaza para los barrios

Un momento de la concentración en la Plaza de Andalucía / Foto: AAM
La plataformas de estudiantes de Algeciras contra la proliferación de casas de apuestas en la ciudad ha realizado una concentración en la Plaza Andalucía.

Manifiesto

Las casas de apuestas son una plaga en los barrios obreros. En los últimos años se han multiplicado de manera incontrolada por todo el Campo de Gibraltar, sobre todo en aquellas zonas de menor renta como El Saladillo y La Piñera. Este crecimiento se produce en estos barrios tras el golpe de la crisis que conlleva una bajada de precio del alquiler de los locales para poder extraer más beneficios. Es una problemática presente en todo el Estado pero que aquí se ha visto especialmente favorecida desde que la Junta de Andalucía permitiera, hace dos años, la instalación de terminales de apuestas deportivas por parte de grandes empresas (Bwin, Bet 365 o Sportium).
Las apuestas se están convirtiendo en la adicción del siglo XXI. Esta adicción empieza con apuestas pequeñas que suponen un gasto mínimo, pero que cada vez van aumentando más hasta llegar a apostar grandes cantidades de dinero, consecuencia de la pérdida de control sobre uno mismo. Esta conducta adictiva se ve alimentada por la posibilidad de apostar las 24 horas del día, los 365 días del año, en casinos online. Como resultado de todos estos ingredientes nos encontramos que el 30,9% de los ludópatas tiene menos de 35 años.
Estas empresas ejercen su poder en el Estado y demás instituciones para legitimar su derecho a robar a nuestra clase, mediante el reconocimiento de ocio inocuo a la miseria que ofertan sus establecimientos. Pero, además, influyen en la opinión pública a través de la publicidad agresiva presente en la televisión, radio e internet; conquistando a miles de personas a través del patrocinio de carismáticos personajes famosos, deportistas, periodistas…
Las casas de apuestas son otra herramienta más del sistema para mantener a la clase obrera adormecida y engañada. Tiramos el poco dinero que tenemos en esos sitios con la remota esperanza de que un golpe de suerte nos arregle la vida y, por fin, mejoren nuestras condiciones de vida. Sin embargo, nuestros ánimos y dinero se acaban antes de que llegue esa ansiada suerte que nos hará ricos. Siendo, por tanto, que la realidad de este negocio se basa en que «cuanto más pierdes tú, más ganan ellos» (en la práctica, una mafia).
Por eso decimos basta. Basta de saquearnos, de vendernos ilusiones, de degradar nuestros barrios, de fomentar trabajo precario, de aprovecharnos de nuestra miseria.
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on print
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on print

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

diecisiete + 10 =

Ir arriba