Gibraltar vive sin mascarillas contra el contagio de coronavirus desde hoy

El setenta por ciento de la población está vacunada y los casos han desaparecido
Una gibraltareña camina sin mascarilla / Román Ríos (EFE)

Con casi un ochenta por ciento de la población ya inmunizada, Gibraltar es uno de los primeros territorios del mundo en poder ensayar un cierto regreso a la normalidad y en dejar atrás las restricciones. Tras eliminar el toque de queda, a partir de este domingo permite pasear sin mascarilla.

Es un paso más de la Operación Libertad, como ha bautizado el Gobierno de la colonia británica el proceso que se inició con la vacunación contra la covid-19 y que ahora permite a la colonia británica, con 34.000 habitantes, dar pasos hacia la normalidad.

Desde la pasada medianoche, el uso de la mascarilla deja de ser obligatorio en los espacios abiertos de la calle Real (Main Street), la principal vía del Peñón, y del resto de calles del centro urbano.

Estas calles, las más concurridas y en las que se concentran los comercios, eran las únicas que hasta este domingo mantenían la obligatoriedad del uso de las mascarillas para pasear por ellas, pues desde el 1 de marzo se permitió que en el resto, con menos afluencia de personas, se pudiera circular con la cara al descubierto.

La «liberación» del uso de las mascarillas se limita a los espacios al aire libre, pues su uso sigue siendo obligatorio en espacios públicos cerrados, en comercios y en el transporte público.

«Estamos dejando atrás nuestro invierno más mortal y dando la bienvenida a la primavera de la esperanza. La pandemia global aún no ha pasado del todo y debemos continuar avanzando con cautela para salvaguardar el increíble progreso realizado en las semanas y meses venideros», indicaba el ministro principal de Gibraltar, Fabian Picardo, el pasado miércoles al anunciar las nuevas relajaciones en el Peñón, que ha contabilizado 94 fallecimientos durante la pandemia.

Este primer día sin mascarillas en Gibraltar, en cualquier caso, no ha alterado las rutinas de los «llanitos» y la usual tranquilidad de sus calles principales en los días festivos.

La medida coincide además con el comienzo del Pésaj (la Pascua Hebrea) y de la Semana Santa, celebradas por muchos miembros la comunidad gibraltareña.

El fin de obligatoriedad de la mascarilla es la medida más esperada de las que se aplican estos últimos días en la desescalada que vive Gibraltar, donde el jueves quedó eliminado el toque de queda. Desde ese mismo día, los restaurantes pueden abrir hasta las dos de la madrugada.

La ministra de Contingencias Civiles, Samantha Sacramento, ha explicado que «el éxito» del programa de vacunación en la colonia y el seguimiento de las normas de prevención por parte de la comunidad, ha permitido que Gibraltar haya podido avanzar más rápido en su lucha contra el coronavirus.

Este domingo hace justo una semana que el hospital Sant Bernard no tiene pacientes ingresados por covid-19. Tampoco hay contagios en las residencias de la tercera edad.

A este 28 de marzo los datos oficiales reflejan que apenas había diez casos activos en Gibraltar, de los cuales ocho corresponden a residentes locales y los otros dos a personas de paso en el Peñón, como los pertenecientes a tripulaciones de aviones o barcos o turistas.

Pero el principal responsable de esta relajación de medidas es el alto ritmo de vacunación. De los casi 34.000 habitantes gibraltareños, 27.662 han recibido las dos dosis con las que se considera que se alcanza la inmunidad. Otros 3.432 han recibido la primera dosis.

Su población «flotante», los casi 15.000 trabajadores transfronterizos que tiene Gibraltar, de los cuales más de 9.000 son españoles, también avanza hacia la inmunidad.

Según fuentes del Peñón, 2.371 de ellos han recibido ya las dos dosis y 4.107 solo la primera.

Ese casi 80 por ciento de inmunización alcanzada ya en Gibraltar contrasta con el 5,3 por ciento que tiene la vecina provincia de Cádiz, según los datos de este último viernes de la Junta de Andalucía. Al otro lado de la Verja, el consejero de Salud y Familias, Jesús Aguirre, solicitó un control más exhaustivo de las fronteras.

Los ocho municipios de la comarca gaditana del Campo de Gibraltar, la más próxima al Peñón, están en nivel de alerta 2 y mantienen las restricciones de aforo y horarios, así como el obligado uso de la mascarilla y el toque de queda a las 23.00 horas impuesto por las autoridades sanitarias autonómicas. Según las cifras de la Junta, el pasado viernes eran 1.052 los casos activos en la comarca.

A diferencia de sus vecinos, Gibraltar avanza hacia una normalidad a la que, según Picardo, pronto se sumarán la recuperación de otras libertades, como la del derecho de reunión. «Lo haremos siguiendo el asesoramiento de salud pública y de un modo seguro y prudente», aseguró.

Junta de Andalucía

El director del Plan Estratégico de Vacunaciones de Andalucía, David Moreno, ha afirmado que, frente a la decisión del Gobierno de Gibraltar de relajar las restricciones y permitir los paseos al aire libre sin mascarillas, pretende ser «más conservador y más prudente».

Moreno ha afirmado que cuando se dé la inmunidad en España habrá que ver qué circunstancias se están dando en ese momento para decidir si se toman medidas similares a las del Peñón, donde las mascarillas solo se deberán usar en lugares públicos cerrados, tiendas y transporte público, se ha decretado el final del toque de queda a partir de este jueves y los bares y restaurantes podrán permanecer abiertos hasta las 2:00.

La Roca registra tasas de contagios muy bajas y en la actualidad no hay enfermos de Covid-19 en el hospital de San Bernardo ni en los Servicios Residenciales para ancianos.

Con el ritmo actual de vacunación, Moreno considera que es «complicado» llegar a la inmunidad de rebaño -70% de la población- para el verano. «A partir de abril recibiremos más dosis, pero no tenemos la seguridad de la cantidad que vamos a recibir» y episodios como los 29 millones de dosis encontradas en Italia «acrecientan las dudas».

El director del Plan Estratégico de Vacunaciones de Andalucía ha trasladado a la ciudadanía un mensaje de confianza en la vacuna de AstraZeneca, que se retomó este pasado miércoles en la comunidad, y ha señalado que «casi todas las personas citadas acudieron y se vacunaron».

En una entrevista en Canal Sur Televisión, Moreno ha apuntado que esta vacuna está siendo administrada a millones de personas y es segura. «Tiene algunos efectos secundarios leves, como fiebre y dolor en la zona del pinchazo, uno o dos días de malestar, pero hay más gente que no tiene síntomas que los que tienen», ha subrayado.

Asimismo, ha insistido en que Andalucía sigue vacunando con AstraZeneca «con total confianza» tras comprobarse que no provoca trombosis. Moreno ha señalado que la vacunación de altos cargos con AstraZeneca puede ser «una forma de mejorar la confianza en la vacunación», pero ha apuntado que eso debe indicarlo el Ministerio de Sanidad.

Asimismo, para aquellos ciudadanos que opten por no recibir su dosis cuando les llegue el momento, la Junta de Andalucía va a establecer «formas de repesca» y tendrán que esperar a ser «reagendados dentro de la población». También se incluirán mecanismos para vacunas a los nuevos profesionales -policías, profesores y sanitarios, entre otros- que se incorporen.

En cuanto a la vacunación de los trabajadores civiles en las bases americanas, ha indicado que su vacunación correrá a cargo de la Junta y se hará «lo antes posible».

El consejero de Salud y Familias, Jesús Aguirre, ha apuntado que este pasado miércoles en el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (CISNS) pidieron “un control más exhaustivo de las fronteras”, toda vez que ha añadido que solicitaron “que hubiera un control más exhaustivo incluso directo, si es menester con aislamiento y con PCR o test de antígenos a la entrada”, para “salvaguardar el aislamiento perimetral que tenemos en Andalucía”.

Así se ha pronunciado Aguirre en una entrevista en Cuatro, recogida por Europa Press, al ser preguntado sobre cómo puede afectar la relajación de las restricciones en Gibraltar a los municipios limítrofes con el Peñón. De este modo, ha recordado que afectó a Andalucía “de forma muy traumática a finales de diciembre y principios de enero, cuando la incidencia acumulada en Gibraltar era de 4.000 casos por 100.000 habitantes, y nos supuso una expansión explosiva de la cepa británica a toda la zona del Campo de Gibraltar”.

“Llegamos a primeros de enero a tener que hacer el cierre perimetral de cada unos de los municipios del Campo de Gibraltar”, ha añadido, para recodar que ayer mismo en el CISNS “pedimos un control más exhaustivo de las fronteras y esa frontera es como otra cualquiera, que hubiera un control más exhaustivo incluso directo, si es menester con aislamiento y con PCR o test de antígenos a la entrada”, para “salvaguardar el aislamiento perimetral que tenemos en Andalucía, donde tenemos aisladas cada provincia”.

Cuestionado sobre si Andalucía tiene intención de relajar las medidas rectrictivas, Aguirre ha explicado que la comunidad lleva más de 15 días con una incidencia de entre 116 y 122, con una fase de meseta en cuanto a la evolución y que “aunque esperábamos que hubiera una bajada escalonada, no la hemos visto, y la fase de meseta puede tender hacia arriba o hacía abajo”, de ahí que “no hayamos bajado las medidas sobre nivel de aislamiento provincial para evitar el flujo de personas”.

Sobre la posibilidad de que la hostelería tuviera que cerrar en toda España a partir de las 20.00 horas, una propuesta que finalmente no se debatió en el consejo interterritorial, ha apuntado que “es muy complicado tomar decisiones” por parte del Gobierno central respecto a las CCAA cuando “muchas veces cada una tiene una realidad diferente”. Ha añadido que la postura en Andalucía ahora mismo es una limitación de cuatro personas como máximo en interior y seis en exterior, “una medida que está mantenida y estamos pendiente a lo que nos diga otra vez el Gobierno”.

Aguirre ha explicado que lo que se ha propuesto en la comisión de salud pública “es que según el gradiente de incidencia acumulada de cada zona, provincia o área se tomen distintas medidas, una de ellas es la asistencia de más o menos personas dentro de la restauración y otras que tienen que ver con actividades culturales, pero están por dilucidar, y tendríamos que estudiarlas el equipo del comité de alertas de alto impacto, que es el que toma la medidas a nivel de Andalucía”.

“Queríamos que nuestras medidas permanecieran en el tiempo siempre que no se disparara la incidencia acumulada hasta el 7 de abril, y tendríamos que estudiarlo”, aunque “habría que refrendarlo en el consejo interterritorial el miércoles que viene”.

En este sentido, el titular de Salud ha destacado que la misión del Ministerio “es la cohesión interterritorial en la toma de medidas”, toda vez que ha apuntado que quizás el CISNS “no puede ser solo hablar de cómo esta cada uno desde el punto de vista epidemiológico, sino que se deberían llevar unas medidas preacordadas dentro de salud pública para ratificarlas dentro del consejo”. “Quizás eso es lo que demande más al Ministerio, esa labor de cohesión”, ha añadido.

Comparte este artículo

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 × 4 =

Noticias con rigor
LA PASIÓN ALGECIRAS
publicidad