Guardia Civiles espera la ‘singularidad especial’ para Algeciras

La asociación española reitera que los agentes realizan su labor con carencias
Manifestación de hoy en Madrid / Foto: EFE

VisiLa Asociación Española de Guardias Civiles (AEGC) ha manifestado que espera que el “estudio pormenorizado” anunciado por el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, para considerar zona de especial singularidad al Campo de Gibraltar “no se prolongue en el tiempo o termine en un cajón de su ministerio”.

Ha señalado que espera “que de verdad tenga la intención de compensar a los agentes que cada día se juegan su vida luchando contra las mafias del narcotráfico, porque como ya ha tenido tiempo de comprobar esta comarca es, como él reconoce, una zona en materia de seguridad que requiere un plus de medios”.

La AEGC ha recordado que la declaración de zona de especial singularidad para todo el Campo de Gibraltar es una reivindicación que la asociación lleva “años reclamando para esta zona, que es la puerta de entrada de la droga a Europa”. Para AEGC la consideración de zona de especial singularidad “es una exigencia justa, ya que permite a guardias civiles y policías mejorar sus condiciones económicas, lo que supondrá parar también la marcha de agentes a destinos menos peligrosos”.

Además, ha señalado que la AEGC viene reclamando “desde hace años” esta consideración no sólo para los compañeros del Campo de Gibraltar, sino para todos los que están destinados en la provincia donde en los últimos años han notado como los narcos son cada vez más violentos, causando ya varias víctimas mortales entre los miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado”.

Asimismo, ha añadido que espera que esta medida no llegue sola y venga también acompañada de más medios materiales y humanos para reforzar la seguridad de la puerta de entrada la droga a Europa, así como del refuerzo de los juzgados para “evitar ver como el trabajo de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad termina saliendo por la puerta de atrás de los juzgados”.

AUGC

La Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) ha celebrado este sábado una protesta en la Puerta del Sol de Madrid para expresar su malestar por el “retroceso de sus derechos” y pedir al Gobierno y el conjunto de grupos políticos que pongan remedio a esta situación de forma “inmediata”. En la movilización han logrado reunir a participantes de toda España para recordar que “siguen siendo los peor tratados de los cuerpos de seguridad pública”.

AUGC, asociación mayoritaria en la Guardia Civil, denuncia el trabajo sin turnos y que no se ha cumplido en su totalidad el acuerdo de equiparación salarial firmado en 2018, destinando 807 millones de euros en tres años para las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.

“Hay que revisar las cantidades inicialmente destinadas a la equiparación salarial con los Mossos y dar cumplimiento a la cláusula tercera, para que se puedan incorporar al servicio los guardias civiles en situación de reserva sin destino, y la cláusula octava para la tramitación de una ley que no permita en el futuro discriminaciones salariales entre cuerpos policiales que realizan las mismas funciones”, señalan.

Además, denuncian “diferencia de trato” en la asignación del tercer y último tramo de equiparación salarial para guardias civiles y policías nacionales. “A pesar de contar la Guardia Civil con un presupuesto mayor (59%) que la Policía Nacional (41%), la cantidad asignada a las escalas de base fue menor para la primera”, apuntan.

También se quejan del reparto en el concepto de productividad y la aplicación de una jornada laboral cuyos turnos no permiten la conciliación familiar. Entre sus exigencias también consta que no se les aplique el Código Militar, así como la falta de medios humanos y técnicos.

Operación

Un agente de la Guardia Civil infiltrado permitió sacar a la luz a una red de narcotraficantes que se dedicaban a pasar cocaína a través del puerto de Algeciras. Los hechos se remontan al año 2016 cuando el agente, al que pagaron 10.000 euros para que facilitase la entrada de los contenedores con la droga, informó a sus superiores y fue autorizado para actuar como agente encubierto en la operación. Ahora arranca el juicio contra los detenidos.

Los seis acusados de haber introducido un alijo de más de 400 kilos de cocaína a través del puerto algecireño han defendido su inocencia en la primera jornada del juicio, que se celebra en la Audiencia de Pontevedra.

Sus abogados han pedido la nulidad de las investigaciones de la denominada Operación Bodeguilla, desarrollada en mayo de 2016 y que permitió interceptar la droga, que tenía a Galicia como destino y que iba camuflada en contenedores de fruta y cacao.

La Fiscalía solicita para los seis acusados penas que oscilan entre los diez años y medio y los quince años de prisión y multas que, en su conjunto, superan los 700 millones de euros.

La droga proveniente de Sudamérica, según las estimaciones de los investigadores, habría alcanzado en el mercado un precio superior a los 53 millones de euros.

En esta causa, inicialmente, estaban acusadas ocho personas, pero una de ellas sigue fugada de la Justicia y otra falleció el año pasado.

Este último era el histórico narcotraficante Luciano ‘Chano’ Núñez, conocido como Lucky Luciano, condenado en su día por la Operación Nécora y que, según los investigadores, era el líder de esta red que pretendía establecer una vía estable de entrada de droga por Algeciras.

El fiscal entiende que todos ellos formaban parte de un «conjunto estructurado» que tenía como finalidad «última y exclusiva» la introducción en España de distintas partidas de drogas y estupefacientes, principalmente cocaína, para su comercialización.

Los abogados de los seis acusados han pedido la nulidad de la causa alegando que se ha vulnerado el derecho a la tutela judicial efectiva y han acusado a la Fiscalía de generar una «ficción absoluta» sobre esta presunta organización criminal.

Además, sospechan que el proceso no se desarrollará con «plenas garantías» para sus clientes y han asegurado que la utilización del agente encubierto fue un «fraude de ley», ya que éste habría «excedido sus competencias».

También se han opuesto a que se admitan los registros realizados y han denunciado que los investigadores se han «inventado» antecedentes policiales de los acusados.

El fiscal antidroga de Pontevedra, Pablo Varela, ha calificado estas alegaciones de «vagas, ambiguas y faltas de desarrollo» y aseguró que están «vacías de contenido», siendo fruto, ha añadido, de una exposición «conspiranoide».

Para la celebración de la vista oral se han reservado cinco días, a partir del próximo 7 de junio, ya que están llamados a declarar en la causa hasta 41 testigos.

Juicio

Los seis acusados de haber introducido un alijo de más de 400 kilos de cocaína a través del puerto de Algeciras han defendido su inocencia en la primera jornada del juicio que se celebra contra ellos en la Audiencia de Pontevedra.

Sus abogados han pedido la nulidad de las investigaciones de la denominada Operación Bodeguilla, desarrollada en mayo de 2016 y que permitió interceptar la droga, que tenía a Galicia como destino y que iba camuflada en contenedores de fruta y cacao.

La Fiscalía solicita para los seis acusados penas que oscilan entre los diez años y medio y los quince años de prisión y multas que, en su conjunto, superan los 700 millones de euros.

La droga proveniente de Sudamérica, según las estimaciones de los investigadores, habría alcanzado en el mercado un precio superior a los 53 millones de euros.

En esta causa, inicialmente, estaban acusadas ocho personas, pero una de ellas sigue fugada de la Justicia y otra falleció el año pasado.

Este último era el histórico narcotraficante Luciano ‘Chano’ Núñez, conocido como Lucky Luciano, condenado en su día por la Operación Nécora y que, según los investigadores, era el líder de esta red que pretendía establecer una vía estable de entrada de droga por Algeciras.

El fiscal entiende que todos ellos formaban parte de un “conjunto estructurado” que tenía como finalidad “última y exclusiva” la introducción en España de distintas partidas de drogas y estupefacientes, principalmente cocaína, para su comercialización.

La red fue desmantelada, según el representante público, porque el agente de la Guardia Civil al que pagaron 10.000 euros para que facilitase la entrada de los contenedores con la droga informó a sus superiores y fue autorizado para actuar como agente encubierto en la operación.

Los abogados de los seis acusados han pedido la nulidad de la causa alegando que se ha vulnerado el derecho a la tutela judicial efectiva y han acusado a la Fiscalía de generar una “ficción absoluta” sobre esta presunta organización criminal.

Además, sospechan que el proceso no se desarrollará con “plenas garantías” para sus clientes y han asegurado que la utilización del agente encubierto fue un “fraude de ley”, ya que éste habría “excedido sus competencias”.

También se han opuesto a que se admitan los registros realizados y han denunciado que los investigadores se han “inventado” antecedentes policiales de los acusados.

El fiscal antidroga de Pontevedra, Pablo Varela, ha calificado estas alegaciones de “vagas, ambiguas y faltas de desarrollo” y aseguró que están “vacías de contenido”, siendo fruto, ha añadido, de una exposición “conspiranoide”.

Para la celebración de la vista oral se han reservado cinco días, a partir del próximo 7 de junio, ya que están llamados a declarar en la causa hasta 41 testigos.

Comparte este artículo

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

10 − 8 =

Noticias con rigor
VOLCÁN EN LA PALMA
publicidad