El alcalde de Algeciras, José Ignacio Landaluce, ha afirmado ante la llegada prevista para mañana jueves a las instalaciones portuarias de Crinavis del barco de la ONG Proactiva Open Arms, con 87 inmigrantes rescatados en aguas del Mediterráneo a bordo, que “aceptamos una vez más la llegada de estas personas a nuestra zona, pero no comparto algunas de las decisiones que el Gobierno de la Nación está adoptando en esta materia”.

El primer edil quiere dejar claro que “no se trata de ninguna cuestión personal, sino simplemente de que no se puede aceptar ninguna improvisación de las que lleva a cabo el Ejecutivo, a lo que se une total falta de comunicación hacia las autoridades locales, lo que genera una situación de incertidumbre también entre la ciudadanía”.

“Algeciras es una ciudad de más de 120.000 habitantes en la que conviven personas de 104 nacionalidades distintas, pero no quiero que se desequilibre y terminar padeciendo un problema social. Tenemos una ciudad muy abierta, pero que no es tan grande como para convertirse en un puerto de acogida permanente de inmigrantes”, indica el regidor algecireño.

Como ejemplo, Landaluce explica que ante las últimas llegadas masivas de inmigrantes los servicios de asistencia se vieron desbordados “lo que supone también que se da un padecimiento en la falta de atención a las personas necesitadas que residen en la ciudad. Los algecireños tenemos los brazos abiertos y un gran corazón, pero también hemos de tener cabeza porque no tenemos bolsillo suficiente”.