Marea Verde exige el arreglo urgente del colegio Campo de Gibraltar en Algeciras

La organización denuncia un estado 'caótico' del edificio del centro y desperfectos en sus patios

Imagen del estado de uno de los patios del colegio / Foto: AAM

La Marea Verde del Campo de Gibraltar exige a las autoridades educativas el arreglo urgente e inmediato de las instalaciones del colegio Campo de Gibraltar, «cuyo estado actual es el
reflejo de la indolencia, cuando no el desprecio, que el equipo de gobierno municipal y la Junta de Andalucía sienten por los niños y niñas de La Bajadilla», señala el grupo. «Sólo desde este desprecio se puede entender que uno de los patios del colegio lleve cerrado casi diez años después de que a finales de 2010 técnicos municipales así lo decretaran tras haber detectado varias grietas en uno de los muros que lo rodean», añade.

«Recordamos que un mes antes de las elecciones municipales de 2011 el entonces candidato del Partido Popular (PP), José Ignacio Landaluce, visitó el colegio y dijo que las obras para arreglar el patio se harían tan pronto como él fuese alcalde. Nueve años y medio después aquella promesa se la llevó el viento y el patio de los alumnos y alumnas de Primero y Segundo de Primaria sigue con un muro en peligro de derrumbarse, vallado y cerrado. Landaluce ha mentido y ha incumplido su palabra. Y además no ha obedecido el mandato del pleno municipal de Algeciras, que en diciembre pasado aprobó por unanimidad una moción para que el Ayuntamiento repare todas las deficiencias que tiene las instalaciones de este centro escolar, incluido el muro del patio. O sea, al alcalde y sus concejales del equipo de gobierno, les importan un pimiento la voluntad popular expresada en el pleno y la salud y los derechos de los niños y niñas de La Bajadilla», continúa.

Marea Verde recuerda que en las condiciones actuales el Campo de Gibraltar tiene un solo patio para que pasen el recreo, corran y jueguen cerca de trescientos niños y niñas de Segundo, Tercero y Cuarto de Primaria y que si los dos patios estuvieran siendo utilizados esa cifra sería solo la mitad. «Los de Primero pasan el recreo con los de Infantil, en su patio, con lo que aquí también se produce una aglomeración innecesaria e indebida», explica.

«Recordamos que para evitar un posible rebrote de la pandemia del Covid-19 todas las medidas de prevención son bienvenidas, entre ellas aumentar el espacio disponible para los alumnos y alumnas en el colegio. Y creemos que no es lo mismo tener 300 niños y niñas en un patio que tener 150. Cómo ha denunciado la asociación de madres y padres del colegio en varias ocasiones, raro es el día que, durante un día normal de clases, un niño o una niña no acaban con un chichón en la frente o un desollón en la rodilla», continúa.

«Pedimos al alcalde y a sus concejales que dejen de mirar para otro lado y no pongan más falsas excusas para no cumplir con su obligación, que es hacer lo necesario para que el colegio cumpla con los mínimos exigidos en un país avanzado y democrático y garanticen el derecho de los niños y niñas a una educación pública de calidad en unas instalaciones decentes, aptas, sin peligro y cuidadas. Que no digan que no es su competencia, que es de la Junta. Primero porque saben que eso es falso y así se los ha hecho saber la Junta por escrito en varias ocasiones. Y segundo, porque aunque fuera cierto el Ayuntamiento ha tenido diez años para arreglar el muro y pasarle luego la factura a la Junta. O que tampoco digan que no hay dinero, que la semana pasada asistimos a la enésima inauguración de las enésimas obras de reforma de la plaza Alta, obras completamente innecesarias y de ningún modo prioritarias. O las del muro que rodea el solar de los antiguos Almacenes Mérida, en la calle Tarifa. ¿Es ese muro que no sirve para nada más urgente que la salud de los niños y niñas del colegio Campo de Gibraltar?. Ya está bien. Que no se rían más de La Bajadilla y arreglen el muro y todos los desperfectos que tiene el colegio, que son urgentes y siguen sin atender», apostilla.

Reivindicaciones de Marea Verde en el colegio Campo de Gibraltar

-Las gradas del campo de deportes son una amenaza para la seguridad de las personas, como lo demuestra que se ha hundido en ellas un tramo de hormigón y se ha creado un boquete de más de un metro de longitud que la propia Inspección de Trabajo ha señalado que es un peligro para los alumnos y maestros.

-El suelo de una de las entradas necesita obras de reforma integral porque es el mismo que hace cincuenta años, está hecho de losas de piedra que en varios tramos están sueltas o levantadas hasta una altura considerable y es imposible andar sobre ellas.

-El patio de Infantil es un peligro constante pues los árboles no tienen los alcorques forrados, en sus huecos hay caídas diarias y el suelo del patio está levantado por muchos sitios, desnivelado en otros y tiene agujeros por todas partes.

-El porche de entrada a las aulas de Infantil, especialmente el techo, también necesita un arreglo y no parches, como se ha hecho hasta ahora.

-Los baños de Infantil casi siempre están estropeados, con grifos que no funcionan y cisternas de hace medio siglo.

-Las aulas de Infantil necesitan que se enluzcan y pinten sus paredes.

-Las rejas de las ventanas que rodean el patio de Infantil deben ser reemplazadas porque tienen ya algunos extremos con filos cortantes.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on print
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on print

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

once + 1 =

Ir arriba