Márgenes organiza una convivencia en La Bajadilla para celebrar el Ramadán

Esta barriada es una con las de mayor población migrante de la ciudad
Un momento de la convivencia. / FOTO: AAM

El proyecto de sensibilización y fomento de la cohesión social en materia de diversidad cultural en Algeciras Un barrio de tod@s de la Fundación Márgenes y Vínculos ha organizado una convivencia vecinal con motivo de la festividad musulmana del Ramadán. La convivencia se desarrolló en la tarde noche del viernes en la sede de la asociación de vecinos La Cañá, de La Bajadilla, una de las barriadas de Algeciras con mayor presencia de población migrante.

Este acto sirvió para hacer partícipe a la población algecireña de una de las festividades más importantes de la comunidad musulmana, fomentando así la convivencia cultural en las barriadas de Algeciras, una ciudad que es considerada ejemplo de convivencia y en la que viven unas 10.000 personas musulmanas.

La convivencia comenzó con actividades dirigidas a menores, que se desarrollaron en la plaza Antonio Rubio, colindante con la sede de La Caña. Posteriormente y coincidiendo con la caída del sol, la sede vecinal fue escenario de la ruptura del ayuno y las y los participantes degustaron dos platos típicos marroquíes que son tradicionales durante la época del Ramadán: cous cous y harira.

Para el desarrollo de la jornada, Un barrio de tod@s ha contado con la colaboración de la asociación de vecinos/as La Cañá y de personas voluntarias del proyecto.

Con esta festividad, la comunidad musulmana refuerza sus valores de familiaridad, solidaridad, generosidad y vecindad con aquellas personas más vulnerables, es por ello la importancia de conocer y reconocer este momento celebrativo y compartirlo con la población general de Algeciras, ayudando de este modo a contribuir al fomento de la convivencia cultural en las barriadas.

Durante el mes de Ramadán, las familias musulmanas ayunan desde que sale el sol hasta que se pone, momento cuando comparten la ruptura del ayuno, o iftar.

La práctica religiosa se acompaña así de una tradición culinaria variada. Desde que empieza hasta que termina el Ramadán, los musulmanes tienen que cumplir con el Zakat al Fitr, que consiste en donar alimentos básicos o una ayuda monetaria a personas necesitadas

Con el Ramadán, la comunidad musulmana refuerza sus valores familiares y creencias de solidaridad, vecindad y generosidad con los más vulnerables, como enfermos y personas con dificultades.

La fecha de celebración del Ramadán varía cada año, pues se regula por el ciclo lunar. Llega a su fin con el primer resquicio de la luna nueva creciente, momento que se celebra con la fiesta Del Aîd.

Comparte este artículo

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
Compartir en telegram
Noticias con rigor
UNIVERSIDADES PÚBLICAS
publicidad