Pro Derechos Humanos se queja por dos muertes en la comisaría de Algeciras

La organización asegura que los dos fallecimientos se han producido en las mismas condiciones

Comisaría de Policía de Algeciras / Foto: AAM

La delegación del Campo de Gibraltar de la Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía (APDHA) anuncia que ha registrado una queja ante el Mecanismo Nacional para la Prevención de la Tortura (MNPT) en la que solicita que realice una visita a la Comisaría Local Algeciras para que se examinen las condiciones de detención y custodia, tras las muertes de Imad Eraffali y Daniel Jiménez que han tenido lugar en la comisaría algecireña en los últimos seis meses.

La delegación de APDHA ha manifestado su “preocupación por los dos fallecimientos producidos en menos de seis meses en las dependencias policiales de Algeciras, dado que las dos personas han muerto de la misma forma, por ahorcamiento con las tiras de una manta”.

Además, añaden que durante su última visita en 2018, el Mecanismo para la Prevención de la Tortura constató “falta de limpieza e higiene en la zona de calabozos, la presencia de menores, deficiencias en la prestación de la asistencia letrada, así como ausencia de una explicación sobre los motivos por los que solamente se ingresan en los calabozos de la comisaría a personas de nacionalidad argelina o marroquí, mientras que las de origen subsahariano o asiático son derivados a dispositivos de atención humanitaria y custodia”.

Desde APDHA se preguntan si los protocolos de actuación policial durante la detención y custodia “son suficientes para evitar estos casos y si se han adoptado todas las medidas de vigilancia necesarias”. En el escrito, registrado ante el Mecanismo para la Prevención de la Tortura, solicitan entre otras cuestiones, saber cuáles son las medidas de comunicación entre detenidos y agentes de custodia ya que, como apuntan desde la organización andaluza, “la Instrucción 11/2015 de la Secretaría de Estado de Seguridad obliga a disponer de sistema de videovigilancia y videograbación de todas las dependencias en las que, por la razón que sea, permanezcan las personas detenidas conforme a los requisitos técnicos establecidos por el Ministerio del Interior tras distintas recomendaciones realizadas por el Defensor del Pueblo”.

Por otra parte, señalan que, a pesar de los protocolos existentes que se deben aplicar durante la detención y custodia, estos “resultan insuficientes a la vista de los datos globales arrojados tanto por el Mecanismo Nacional para la Prevención de la Tortura como por el Congreso de los Diputados respecto a las muertes ocurridas bajo custodia policial”.

El MNPT constató en su informe anual correspondiente al año 2018 que en los espacios de detención custodiados por Guardia Civil y Policía Nacional ubicados en Andalucía se habían producido 26 intentos autolíticos –suicidios-, siendo la segunda comunidad autónoma con mayor número de casos. Además, en una respuesta parlamentaria al Congreso de los Diputados, el Ministerio del Interior señalaba que entre 2010 y 2020 se ha producido el fallecimiento de 65 personas en dependencias policiales; 31 de ellos calificados como suicidio.

Por último, desde APDHA también han querido transmitir todo su apoyo a las familias de Imad y Daniel. “Cada muerte bajo custodia es un fracaso absoluto tanto de la Administración como de la sociedad”, critican desde la entidad. Por ello, esperan que “se adopten cuantas medidas sean necesarias para evitar nuevos casos, que se aclaren las causas de ambas muertes y que, en cualquier caso, las familias de Imad y Daniel encuentren reparación y justicia”.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on print
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on print

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

17 − 12 =

Ir arriba