Salud insiste en la vacunación de la gripe en los grupos de riesgo y el personal sanitario

La tasa de incidencia de la gripe asciende a 121,61 casos y continúa incrementándose la onda epidémica

La Delegación Territorial de Salud y Familias hace un llamamiento sobre la importancia de la vacunación de la gripe en los grupos de riesgo, así como entre el personal sanitario, como principal medida de prevención que permite evitar ingresos hospitalarios y conlleva un descenso de las tasas de mortandad.

Según el último dato dado a conocer esta misma semana por la Consejería, la incidencia de la gripe en la comunidad autónoma se sitúa en 121,61 casos por cien mil habitantes en la semana 3/2020, por lo que continúa incrementándose respecto a la semana previa. Hay que recordar que el grado epidémico se sitúa en 40,75 casos por cien mil habitantes.

El director del Plan Estratégico de Vacunación de Andalucía, David Moreno, ha explicado que en la provincia de Cádiz “la media de incidencia de la gripe es similar a la de toda la comunidad” y la previsión es que el pico se produzca “dos o tres semanas después” de la declaración del grado epidémico.

En este sentido, Moreno ha insistido que para entonces “lo ideal es que las personas con riesgo de pasar una gripe complicada, así como los profesionales sanitarios y otros que desempeñan labores esenciales, estén vacunados”. Sobre la epidemia de gripe “es un mensaje importante que nunca es tarde para vacunarse”, ha concluido.

La campaña de la gripe 2019-2020 comenzó el pasado 28 de octubre y se prolongará hasta finales de marzo. Está dirigida a concienciar a los cuatro grandes grupos de riesgo poblacional como son: personas de 65 años o más, embarazadas, personas con patologías crónicas a partir de 6 meses de edad y personal sanitario y perteneciente a profesiones esenciales como Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, bomberos, etcétera.

Como novedad, respecto a la temporada anterior, se ha incluido entre los grupos diana de vacunación antigripal a menores de entre los 6 y los 24 meses de edad con antecedentes de prematuridad menor de 32 semanas de gestación; a personas con trastornos de la coagulación y a personal de oficinas de farmacia. Asimismo, también se aconseja la vacunación de todos los convivientes de las personas que tengan patologías crónicas o embarazadas.

Plan de Alta Frecuentación

El Plan de Alta Frecuentación está activado desde principios de diciembre ante un aumento de la demanda en las urgencias de los centros sanitarios en un determinado periodo de tiempo por la gripe.

En la séptima semana desde su activación (del 15 al 21 de enero), los niveles de frecuentación en urgencias se han mantenido muy similares con respecto a la anterior, “con una elevada demanda a la que los centros han dado una respuesta adecuada”, según ha informado el gerente del SAS, Miguel Ángel Guzmán.

En concreto, el volumen de visitas a Urgencias en la séptima semana del Plan ha sido un 1,6% inferior al de la semana anterior, un detrimento que en el caso de la provincia de Cádiz es del -3,8%. En cuanto al número de ingresos, se ha registrado en la provincia un 6,24% más con respecto a la semana anterior.

El Plan de Alta Frecuentación cuenta con distintas fases que se activan dependiendo del incremento sostenido de la afluencia a Urgencias en los centros: la primera fase del Plan está prevista cuando la Consejería constate que durante cinco días seguidos existe un incremento del 10% en la afluencia a Urgencias. Las dos siguientes fases se pondrán en marcha cuando la afluencia de pacientes suba hasta un 25% y por encima del 25%, respectivamente. Cada una de las fases implica la valoración del refuerzo de personal en los servicios que lo necesiten, así como el aumento de la disponibilidad de puntos de ingreso. La Consejería activa el Plan de Alta Frecuentación en cada punto de Andalucía cuando las circunstancias específicas así lo recomienden.

En cuanto a la provincia, la séptima semana de activación del Plan, se encuentran en fase 2, los hospitales de La Línea, Punta Europa y Jerez, mientras que en fase 1 se encuentra el Puerta del Mar.

El Plan de Alta Frecuentación cuenta con un grupo de profesionales que monitoriza, tres veces al día, la afluencia de pacientes a los centros sanitarios para valorar las decisiones asistenciales que son necesarias en el periodo de máxima incidencia de la gripe que se avecina y dar una respuesta rápida y ágil en toda Andalucía. Esta información procede de todos los hospitales, centros de Atención Primaria y Urgencias de todas las provincias de Andalucía. En dichos centros sanitarios también se han formado, por primera vez, equipos de monitorización provinciales para responder de una manera ágil a este periodo asistencial.

Recomendaciones ante la gripe

La gripe es una infección respiratoria aguda causada por un virus que puede afectar a muchas personas en poco tiempo. Sus síntomas suelen comenzar de forma brusca, causando malestar general intenso, fiebre alta (mayor de 38-39ºC), escalofríos, dolores intensos de cabeza, músculos, articulaciones y garganta, tos seca, estornudos y lagrimeo. En personas de edad avanzada puede aparecer además dificultad respiratoria mientras que en niños son frecuentes los dolores de oídos, vómitos y/o diarreas.

Se contagia de persona a persona, desde un día antes de que aparezcan los síntomas hasta siete días después, por contacto con gotas de saliva que se expulsan por la nariz o boca, al hablar, toser o estornudar y también a través de las manos, objetos y superficies contaminadas por las gotitas. Suele durar entre siete y ocho días, aunque la tos puede mantenerse más tiempo, incluso hasta cuatro semanas.

Se recomienda a las personas que se hayan contagiado: beber abundantes líquidos, agua e infusiones, ya que mantenerse bien hidratado puede aliviar el dolor de garganta y la tos; no tomar alcohol, no fumar; descansar y cuidarse, ya que es recomendable guardar reposo y permanecer en casa para evitar el contagio y recuperarse.

En cuanto a la ingesta de medicamentos, pueden utilizarse antitérmicos como el paracetamol o antigripales para aliviar los síntomas. Se recomienda consultar con su farmacéutico sobre la idoneidad de tomarlos. A este respecto, hay que recordar que los antibióticos no mejoran los síntomas ni curan la gripe y que los baños con agua tibia pueden ayudar a bajar la fiebre
Desde el Plan de Alta Frecuentación se insiste además en utilizar pañuelos de un sólo uso para los mocos y taparse con el antebrazo en caso de tos y estornudos. Igualmente, se insiste en desechar los pañuelos inmediatamente, no dejarlos sobre la mesa ni otros sitios para evitar contagios.

Además, es necesario lavarse las manos a menudo y siempre si se ha cubierto la boca con las manos al toser o estornudar.
Los niños son los principales transmisores de la enfermedad, ya que expulsan el virus en mayor cantidad y más tiempo que los adultos, por ello deben evitar también el contacto con pacientes de riesgo y ancianos. Por último, se recomienda ventilar la casa todos los días, evitar contactos cercanos con personas con la enfermedad, usar mascarillas si tiene síntomas compatibles con gripe o si es cuidador de un enfermo con gripe.

Consulte a su médico de familia

La Consejería de Salud y Familias insiste además en que, si persiste fiebre elevada (38,5º-39º) más de 4 ó 5 días, debe consultarse a su médico de familia. Igualmente, se aconseja acudir a su centro de salud si se produce un agravamiento de sus síntomas con deterioro de su estado de salud o si tiene o persisten síntomas de gripe y padece enfermedades de riesgo y no está vacunado.

Resfriado común o catarro

El resfriado es una infección leve causada por virus que suele producir mucosidad nasal, congestión nasal, dolor de garganta, tos y fiebre no muy alta. Se contagia con la tos, estornudos y también a través de las manos y objetos que se hayan manipulado como por ejemplo pañuelos y otros utensilios.

Los resfriados o catarros comunes se curan sin tratamiento en unos días, aunque la tos puede durar más tiempo, incluso semanas. Desde la Consejería de Salud y Familias se recomiendan algunos consejos básicos a los ciudadanos sobre cómo actuar: taparse bien la boca y la nariz al toser o estornudar, preferiblemente con pañuelos de un solo uso, o en caso de no disponer de ellos, hacerlo con el codo y el antebrazo y no con las manos; lavarse las manos a menudo y siempre si se ha cubierto la boca con las manos al toser o estornudar; utilizar pañuelos de un sólo uso para los mocos, tos y estornudos y desecharlos inmediatamente, no dejarlos sobre la mesa ni otros sitios.

Igualmente, se recomienda ventilar la casa todos los días, descansar y cuidarse, beber a menudo agua e infusiones, ya que alivian el dolor de garganta y la tos y no tomar alcohol, no fumar, mucho menos en presencia de otras personas.
En cuanto a la medicación, al igual que en el caso de la gripe, se pueden tomar medicamentos para aliviar los síntomas: antitérmicos como el paracetamol o antigripales. En caso de congestión nasal, puede hacer lavados nasales con suero fisiológico o agua con sal (se prepara 1 litro de agua más 1 cucharadita de sal). En este caso, se insiste igualmente en que los antibióticos no curan los resfriados.

Finalmente, se recomienda consultar a su médico de familia o a Salud Responde si el resfriado se prolonga durante más de 10 días o si persiste la fiebre durante 4 ó 5 días.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on print
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on print

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

1 + quince =

Ir arriba