El juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz ha dictado este jueves prisión incondicional y sin fianza para A.M.R.R. de 21 años y nacionalidad marroquí, detenido el pasado martes en Vitoria por su presunta pertenencia al Estado Islámico y por incitar a otro individuo a cometer atentados. El joven residía habitualmente en Algeciras.
 
El presunto yihadista tuvo “un rol protagonista en la planificación de un atentado terrorista en España”, y se ofreció a ayudar con la financiación para llevarlo a cabo si bien éste se vio frustrado a raíz de la detención de su colaborador en Marruecos. Así consta en el auto de prisión que el juez Pedraz ha dictado contra él por un delito de terrorismo, en el que destaca “el activismo en pro de la causa yihadista”.
 
Según el juez, el arrestado “ejerció una labor radicalizadora y adoctrinadora” sobre una tercera persona, I.M, que “terminó decidiéndose por emprender un ataque terrorista en suelo europeo”, aunque fue finalmente detenido en octubre de 2017.
 
El arrestado, A.M.R.R., trabajaba en un punto de venta de tiques de ferry, según las fuentes, que creen que la decisión del magistrado denota que el arrestado era una principal amenaza. Tras la detención, la Policía le intervino diverso material informático que aún se encuentra pendiente de análisis.

A.M.R.R. e I.M, ambos de nacionalidad marroquí, se conocieron en un viaje a Fnideq (Castillejos, Marruecos) en 2017 y poco a poco fueron intensificando su relación “tanto en el plano virtual como en posteriores encuentros” en suelo marroquí durante el pasado septiembre.

Pedraz constata el “dominio” del detenido sobre el plan terrorista y sobre su colaborador dado que fue él mismo “quien determinó la ubicación del ataque en España” y se comprometió “a prestar el apoyo logístico y económico necesario” para la consecución del mismo. De hecho, prometió que le proveería de “la financiación necesaria para los preparativos” del atentado, así como “del vehículo y armas blancas para su perpetración”.

El arrestado, que solía residir en Algeciras, era “puntualmente informado” de cada avance del plan por su compatriota hasta que éste fue detenido por las autoridades marroquíes, lo que obligó a A.M.R.R. a adoptar fuertes medidas de seguridad.

Dejó de realizar “publicaciones radicales” en redes sociales, cambió constantemente de móvil, modificó su lugar de residencia alternando su domicilio familiar y los locales donde trabajaba y se desplazó repetidas veces a lo largo del país. Circunstancias que, recalca el juez, supusieron “notables dificultades para la investigación llevada a cabo en cooperación con Marruecos.

Drástico cambio tras la conversión al yihadismo

Conocido por su pertenencia a círculos radicales de ideología yihadista en la ciudad de Algeciras, había experimentado un “drástico” cambio en sus hábitos de vida y en sus manifestaciones, que derivaron hacia postulados salafistas extremistas, según explicó el Ministerio del Interior tras su detención.

Llegó a mantener contacto con otro individuo, que fue detenido a finales de 2017 en Marruecos, con el que se reunió en territorio marroquí y mantuvo contactos en redes sociales y otras plataformas virtuales, con el objetivo de cometer atentados, según la investigación.

También defendió en las redes sociales acciones violentas perpetradas por organizaciones terroristas, especialmente Dáesh y adoptaba continuas medidas de seguridad como forma de protección, entre otras utilizar aplicaciones de mensajerías instantáneas seguras y diferentes líneas de telefonía móvil.

La Policía efectuó varios registros, en el domicilio del arrestado en Vitoria y en una vivienda y un locutorio que el detenido frecuentaba en Algeciras.