La casa del marroquí detenido en Algeciras, de nuevo ocupada

Los okupas han vuelto a ocupar una vivienda llena de basuras
Intervención policial esta tarde. / FOTO: AAM

La casa okupa del número 10 de Ruiz Tagle en la que vivía el presunto asesino de Diego Valencia se acaba de llenar de okupas de nuevo ante la indignación vecinal.

La Policía Local ha sacado a los ocupantes a la calle para interrogarlos e identificarlos, tras lo cual han vuelto al interior entre basura acumulada, cajas de sustancias y nulas condiciones de salubridad.

Los propietarios han denunciado ante la Justicia a los okupas y los juicios se han suspendido dos veces -el tercero será en febrero- porque no les llegan las notificaciones, según denuncian los vecinos, que añaden que el okupa ‘principal’ cobra al resto de okupas por vivir en el interior y entre ellos se encontraba hasta anteayer el presunto asesino de Diego Valencia, que, además, estaba en situación irregular y tenía pendiente una orden de expulsión.

Comparte este artículo

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
Compartir en telegram
Noticias con rigor
UNIVERSIDADES PÚBLICAS
publicidad