Guardias Civiles de la Sección Fiscal de la Aduana de Algeciras procedieron a la detención de un ciudadano belga cuando desembarcaba con su vehículo procedente del puerto de Ceuta y se disponía a cruzar la zona de cabotaje.

El ahora detenido, único ocupante del vehículo y que viajaba con escaso equipaje, levantó las sospechas de los guardias civiles del resguardo fiscal que valoraron igualmente su nerviosismo ante las preguntas de los actuantes.

Después de una laboriosa inspección del vehículo, una furgoneta Peugeot Boxer, los guardias civiles localizaron lo que parecía ser una modificación del techo, que pudiera haber sido suplementado para practicar una zona de carga oculta a la vista.

Durante la inspección, que se prolongó durante más de una hora, los agentes tuvieron que utilizar herramientas eléctricas para cortar metal y poder acceder al habitáculo, localizando en su interior 160 envoltorios de resina de hachís que arrojaron un peso total de 152 kilogramos.

La insistencia de los perros detectores de droga del servicio cinológico de la Guardia Civil fue fundamental para perseverar en la búsqueda, pues marcaban de forma pertinaz la presencia de drogas en un habitáculo que a simple vista no levantaba sospechas.

El detenido, al que se le investiga por la comisión de un presunto delito contra la salud pública por tráfico de drogas, junto al atestado policial, ha sido puesto a disposición del Juzgado en funciones de Guardia de Algeciras.