La operación ‘Castle’ deja 50 detenidos por droga, parte en la comarca

La cúspide de la organización se encontraba en el Campo de Gibraltar
Un momento de la operación. / FOTO: GC

La Guardia Civil y las autoridades de Portugal, Francia y Gran Bretaña, coordinadas por Europol, han desmantelado una banda asentada en Andalucía que enviaba cocaína y hachís a Europa con la detención de 50 integrantes y la intervención de 2,5 toneladas de droga, y ha frustrado un alijo que se iba a descargar en Gran Canaria, donde se han practicado otras cinco detenciones.

Se trata de la operación «Castle», iniciada en 2022 cuando se tuvo conocimiento de que una organización criminal asentada en Huelva y el Campo de Gibraltar, con vinculaciones en Portugal, que era responsable de la mayor parte de las botaduras de narcoembarcaciones que se realizaban en España, según ha informado este martes el instituto armado.

Las investigaciones que han culminado con la incautación de 4.800 kilogramos de hachís y 1.962 kilogramos de cocaína ha permitido interceptar tres alijos de hachís cerca de la desembocadura del río Guadiana, entre Algeciras y Tarifa y en el río Guadalquivir, donde han sido detenidos cuatro integrantes de la organización.

Los agentes descubrieron que la cúspide de la organización investigada se ubicaba en el Campo de Gibraltar y estaba asociada a otro clan de la provincia de Huelva que botaba las embarcaciones por Portugal.

Por ello, el pasado verano la Guardia Civil realizó 21 registros domiciliarios en Moguer, Lucena del Puerto, Bonares y Niebla y en San Roque, La Línea y Alcalá de los Gazules, en los que detuvo a 19 personas e intervino dos embarcaciones rápidas, ocho motores de 350 CV, 3.750 litros de gasolina, seis vehículos y material electrónico y abundante material para las comunicaciones.

Fruto de estas detenciones, los agentes pudieron constatar que una parte de la organización habría cargado la droga al oeste de las costas marroquíes para ser trasladada a territorio peninsular por medio de una embarcación rápida y que la tripulación encargada del transporte, al conocer que los jefes e integrantes de la organización estaban siendo detenidos, no podían descargar la droga en la península.

Tras varios días en alta mar, los tripulantes de la embarcación contactaron con otra organización asentada en Gran Canaria y dedicada al tráfico de cocaína para que le apoyaran con el alijo.

Cuando se dirigían a una playa del municipio de La Aldea de San Nicolás la Guardia Civil estableció un dispositivo que permitió localizar la embarcación, una semirrígida con tres motores de 375 CV, y una furgoneta abandonada, en cuyo interior halló 1.962 kilogramos de cocaína.

Fue así como el instituto armado logró desmantelar la organización ubicada en Canarias, realizado cuatro entradas y registros en los municipios de Telde y La Aldea de San Nicolás, en los que detuvo a cinco integrantes más.

La Guardia Civil subraya en su comunicado que las organizaciones dedicadas al tráfico de hachís han establecido fuertes vínculos con organizaciones dedicadas al tráfico de cocaína que usan la ruta africana en los dos sentidos: el hachís saldría de Marruecos en dirección a América y, en sentido inverso, la cocaína viajaría por el Atlántico desembarcando en la costa oeste de África para, posteriormente, transportarla a la Península.

Comparte este artículo

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
Compartir en telegram
Noticias con rigor
UNIVERSIDADES PÚBLICAS
publicidad